¿Qué papel desempeñan los medios de comunicación en la lucha contra la violencia de género?

Mediaset, YoDona Y Radio 5 ganan los II Premios de Periodismo Fundación Grupo Norte

25/04/2017

Los Medios de Comunicación se han convertido en aliados cómplices contra la violencia de género.

"El verdadero periodismo es intencional… Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio. El deber de un periodista es informar, informar de manera que ayude a la humanidad", sostenía el reconocido periodista Kaspuscinsky.

Esa misma idea se ha defendido hoy en la entrega de premios de la II edición del certamen de Periodismo Fundación Grupo Norte: la necesidad de elaborar y transmitir informaciones veraces y comprometidas contra la violencia machista. Más de un centenar de trabajos, remitidos por periodistas y medios de comunicación de todo el país, se presentaron a este premio que busca reconocer y recompensar las buenas prácticas periodísticas. 

Porque no es solo lo que se cuenta, sino cómo se cuenta.

Javier Ojeda, presidente de Fundación Grupo Norte, ha inaugurado el foro junto a Pilar Martín Nájera, Fiscal de Violencia sobre la Mujer. ¿En qué hemos fallado? ¿quiénes?, ha planteado la fiscal. "Todos". "Esta lucha solo la venceremos si nos unimos. La indiferencia y el silencio alimentan esta violencia que ataca especialmente a la juventud y a los adolescentes", ha afirmado. 

Los medios de comunicación juegan, a su juicio, un papel clave porque "pueden acelerar los cambios estructurales". Lo que también deben hacer es respetar el derecho a la intimidad de las víctimas en la elaboración de las noticias. La difusión de imágenes de un juicio por violencia de género, en la que se muestran primeros planos del rostro de la víctima y se menciona su nombre de pila y lugar de residencia, identificándola como víctima, vulnera su derecho a la intimidad y a la propia imagen.

Pilar Martín, que aboga por mejorar los canales de contacto entre la Justicia y los medios de comunicación, ha subrayado la importancia de dar a conocer los juicios y las sentencias. "Hay que hacer un seguimiento informativo de lo que ocurre después", ha dicho, de modo que se conozca que la pena es dura y que se trata de un delito grave que tiene consecuencias.

Su otro campo de batalla es la publicidad sexista. "De poco sirve que se publique una noticia sobre violencia de género si al lado aparece un anuncio publicitario con el cuerpo de una mujer. Estamos lanzando mensajes contradictorios".

 

FORO DE DEBATE

A continuación se ha celebrado el Foro ‘Medios de comunicación y Violencia de Género’, en el que han participado reconocidos periodistas del ámbito nacional, asociaciones y catedráticos para analizar y debatir sobre cómo informar sobre la violencia contra la mujer.

Moderado por el periodista Javier Fernández Arribas, han intervenido Bárbara Romo, de la Oficina de Asistencia a las víctimas de La Rioja, de cuya gestión se encarga la Fundación Grupo Norte; Victoria Prego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM); Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE); José Sanmartín, ex director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia; y María Caterina La Barbera, profesora de Comunicación Audiovisual de la Universidad Antonio de Nebrija.

La oficina de asistencia a las víctimas del delito de La Rioja atiende a entre 400 y 500 víctimas nuevas cada año. ¿De qué se encargan? De prestar soporte emocional a las víctimas, orientación y asesoramiento jurídico, intervención psicológica y social, valorar su situación concreta y fijar un plan de intervención.

Además, participan en el nuevo programa ‘Relaciones positivas’, dirigido a alumnos riojanos del 1º ciclo de la ESO. Este programa piloto se divide en 3 módulos basados en dinámicas de grupos, tareas para llevar a cabo en casa y, finalmente, puesta en práctica del aprendizaje. En total, son 6 horas lectivas. Según Romo, se trabaja para ayudarles a identificar los celos, el modelo pasivo/agresivo, los riesgos tecnológicos... 

Respecto a los medios, ha abogado por no informar solo de los asesinatos. "Parecen fruto de un arrebato transitorio cuando se trata de una violencia estructural", ha afirmado. Si a eso le sumamos expresiones como: "la víctima no había denunciado", "los vecinos señalan que era un hombre amable"...

Por su parte, el catedrático de Filosofía de la Ciencia y ex director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, José Sanmartín, ha analizado la evolución de la violencia a lo largo de los 31 años que lleva dedicado a esta materia. 

En estas tres décadas ha sido testigo de importantes cambios en el tratamiento mediático. En una encuesta nacional que elaboraron en 1999, nueve de cada 10 encuestados conocía la existencia de este tipo de violencia y 8 señalaban que lo conocían a través de los medios de comunicación. "Los medios han sido los grandes cambiadores de la perspectiva que se tenía de este problema a finales de los años 90. Cambiaron la agenda política", ha subrayado. 

Casi el 40% de encuestados señaló, no osbtante, que creían que era una cuestión privada. Diez años después, el Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia realizó un nuevo estudio y el resultado fue muy diferente: apenas un 10% defendía ya que se tratara de un problema de dos. 

A juicio del profesor, deberíamos recuperar una expresión que ha perdido su sentido original: RESPECTUS, es decir, respeto, "mirar al otro como un igual". "La mujer es alguien con los mismos derechos y obligaciones", ha recalcado SanMartín.

¿Cómo podemos transmitir este mensaje a la sociedad? Educando. Y, ¿quiénes son los grandes educadores fuera de la educación reglada? Los medios. "Son quienes suministran las ideas y creencias que están determinando las conductas de las personas".

La publicidad también juega un papel determinante porque, como ha señalado el profesor, "si la imagen de la mujer en un anuncio es algo y no alguien, si se cosifica, ¿de qué sirve la educación que se reciba en clase? No podemos permitir que en Publicidad se vendan mujeres y no colonias".

También citó a Karl Popper, que decía aquello de "no hay democracia sin control". Para el profesor, en los medios deberían existir mecanismos de autocontrol mucho más rigurosos. "Hay una minoría de informaciones muy bien elaboradas dentro de un lodazal dominado por quienes buscan el lucro a cualquier precio", ha denunciado. 

Sanmartín ha cuestionado, además, que en la mayoría de informaciones la figura del maltratador no esté presente y, cuando lo está, "más valdría que no lo estuviera".Sí existen buenas prácticas, como la de la agencia Colpisa, ha dicho, que ilustra estas noticias con la imagen de las rejas de una prisión. "Los medios deben dar un paso más e incitar a la acción, a la denuncia", ha añadido. 

También ha abogado por abordar otras aristas de la violencia de género, como la dependencia emocional de la víctima respecto al agresor. "Es un verdadero síndrome de Estocolmo; lo más parecido a un zulo emocional". El maltratador dominante, ha señalado, es cíclico, maltrata y de vez en cuando pide perdón. Es lo peor que le puede ocurrir a una víctima. "Es un corrupto moral que ha perdido el freno y que no ve a la mujer como una persona". 

A continuación ha intervenido Elsa González, de FAPE, que ha indicado que cualquier persona que se vea afectada por el tratamiento informativo de una noticia puede dirigirse a la Comisión Ética de arbitraje de la federación. 

El castigo es meramente moral, pero a ningún medio le agrada ser objeto de reproche, ha puntualizado la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España.

González apuesta por la autorregulación y por el compromiso y formación de cada periodista de cada medio. "Se debe a la verdad, a los datos, al rigor", ha señalado. Por eso ha reprochado a quienes "no cuidan debidamente a las víctimas" de la violencia machista en las informaciones, exaltando en ocasiones al agresor y citando atenuantes. También se opone por completo a los anuncios de contactos. 

Para la periodista Victoria Prego, los medios y redes sociales también son herramientas indispensables para luchar contra esta violencia. "Lo más importante es la labor de prevención y denuncia, sobre todo entre los adolescentes", ha precisado, porque lejos de mejorar, parece que hemos dado un paso atrás.

 

"Después de años hablando de violencia de género nos encontramos con un panorama desolador porque muchos jóvenes no perciben lo que es, no lo identifican". En su opinión, los medios deben poner el foco en los adolescentes y explicarles que esas actitudes injustificables de control que están extendiéndose "son el principio del maltrato". Se debería enseñar, ha añadido, en el colegio, en la familia y en los medios, que deben ser más activos. "Cuando las mujeres dispongan de este radar habremos dado un paso grandísimo", ha dicho. 

Victoria Prego tiene la impresión de que hemos dado varios pasos atrás.

"Por alguna razón hemos fracasado a la hora de transmitir a las generaciones más jóvenes los valores de una educación en igualdad. Muchos actúan no como mujeres y hombres del siglo XXI, sino como lo harían sus tatarabuelos", ha denunciado. 

En el coloquio posterior, algunos periodistas han realizado más propuestas, como la de informar no solo de los casos de agresiones físicas y asesinatos, sino también de la violencia psicológica y de la soledad de las víctimas. Muchos familiares aún señalan: no sabíamos nada

TRABAJOS PERIODÍSTICOS PREMIADOS

Medio Escrito: galardón a la periodista Beatriz García Manso, por el reportaje Esto no es amor publicado en la revista YoDona. El jurado ha destacado el “excelente trabajo” que aborda la violencia de género en adolescentes con una guía para padres y otra para comprender los síntomas de alerta, como por ejemplo el control del móvil sobre la pareja, la forma de vestir o las relaciones de amistad que se mantienen.

"Debemos educar a las niñas para que aprendan a decir NO y exijan respeto", ha subrayado Manso, quien también se ha referido a la necesaria "calidad y dedicación del trabajo periodístico". "Pasa por unas tarifas justas", ha reivindicado. 

 

Televisión: el premio ha recaído en el programa ‘Amores que duelen’ de Mediaset España en colaboración con Verme Media. Presentado por el periodista Roberto Arce, con la colaboración del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, da voz a mujeres valientes que, en primera persona y a cara descubierta, confían sus historias, su dolor y su lucha por salir adelante.

 

Han entregado la dotación del premio a la Fundación Ana Bella por compartir el testimonio de tantas supervivientes. "Esas mujeres nos han enseñado que el amor no duele, no lastima, que quien te quiere no te mata", ha señalado la portavoz de Verme Media. 

 

Radio: el galardón ha sido para Marta Gómez Casas, directora y presentada del programa Tolerancia Cero de Radio 5 (RNE) por el programa ‘Hambre por una vida sin violencia’, que recoge el testimonio de un grupo de mujeres que se pusieron en huelga de hambre para pedir un pacto de Estado contra la violencia de género. Tolerancia Cero es un programa semanal dedicado a la igualdad, que lleva en antena desde 2004.

"Detrás de las cifras hay historias de miedo, de oscuridad...", ha denunciado Marta Gómez, quien ha dedicado el premio a las mujeres que viven en el miedo, a los profesionales que luchan contra el maltrato y, sobre todo, a las supervivientes".  

Las tres categorías están dotadas con un premio en metálico de 6.000 euros y una obra exclusiva de la escultora vallisoletana Concha Gay que lleva por título ‘Árbol de luz’.

 

Mario Garcés, secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, ha clausurado el acto celebrado en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid. Su primer recuerdo ha sido para las 20 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas este año en España y para niñas como Laura, la protagonista del reportaje premiado de Yo Dona:

En lo alto de un edificio en ruinas apareció la pintada 'Te amo, Laura' junto a un corazón burdamente grafiteado. A las amigas de ella les pareció un gesto muy romántico y hasta la envidiaron. Pasaron meses hasta que se enteraron de que aquella fue la manera que tuvo él de pedirle perdón por el primer puñetazo. A Laura también le gustó el mensaje y no solo le perdonó, sino que se enamoró más todavía: "Pensaba que se había arriesgado mucho para escribir eso allí arriba y que debía de quererme de verdad". Tardó todavía muchas palizas en darse cuenta de que aquello no era amar y de que allí la única que se jugaba la vida era ella. Entonces Laura tenía 15 años y él era su primer amor. 

"Eso no es amor, es dominación", ha recalcado Garcés, que ha recordado que los micromachismos y los estereotipos están presentes entre los más jóvenes.

Como ha denunciado José Rolando, presidente de Grupo Norte, "nacer hombre o nacer mujer sigue condicionando toda nuestra vida". No podemos estar más de acuerdo. Desde empresas como las de este grupo se facilita la liberación e independencia económica de las víctimas. ¿Cómo? Con empleos estables, no temporales. "Es la mejor forma de evitar que regresen con su agresor. A veces lo hacen para dar de comer a sus hijos", puntualizó Rolando. 

#NiUnaMás  

Ana G. Arias

 

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies