«No creo en la discriminación positiva»

DIARIODEIBIZA.ES-24/05/2011-LAURA FERRER ARAMBARRI

Carme Fernández, profesora de Contrapunto en el Conservatorio Superior de Música de Balears y compositora, ofreció ayer una charla en el Conservatorio de Música de Ibiza en la que abordó, entre otros temas, el papel de la mujer en la historia de la música y los retos de la composición.
«Un trato de favor por ser mujer es tan inaceptable como negar, enmascarar y no potenciar el talento allí donde esté», asegura Fernández Vidal.

Carme Fernández Vidal (Palma, 1970) es profesora titular de Contrapunto en el Conservatorio Superior de Balears desde el año 2003 y jefa de su departamento de Composición desde el curso 2006-2007. Está titulada en las especialidades de Composición, Piano, Teoría de la Música y Pedagogía y es doctora por la Universitat de les Illes Balears en el Departamento de Ciencias Históricas y Teoría de las Artes. Ha escrito artículos en revistas especializadas, además de participar en ponencias y publicaciones vinculadas a universidades y en el tratado ‘Técnicas Compositivas Antitonales. Estudio de tres tratados de contrapunto’ (2010) que recoge algunos aspectos de su trabajo doctoral.

–A lo largo de la historia ha habido grandes compositoras de las que apenas se conoce su trabajo. Incluso sus obras han pasado por las de sus parejas, como es el caso de Clara Schumann. ¿Se ha hecho una correcta labor de investigación y recuperación de su legado o todavía es una asignatura pendiente?
–La labor de difusión y puesta en valor de su producción es una empresa en curso. Mujeres inteligentes, emprendedoras y con gran talento las ha habido siempre y no solo en la música sino en los más diversos ámbitos del conocimiento. Ocurre que el papel social de la mujer ha estado, y en cierto modo sigue estando, vinculado a la familia: ese feudo propio que dirige y defiende celosa, generosa y eficientemente. En épocas anteriores a la actual, la situación se veía agravada por el hecho de que era la propia sociedad la que repudiaba la idea de que una mujer pudiera tener esos atributos que la predisponían a desarrollar actividades reservadas a los hombres.

–¿Podría explicarnos algunos de los casos de grandes compositoras olvidadas?
–En España por ejemplo, tenemos el caso de Emiliana de Zubeldía, una compositora navarra que tuvo una vida apasionante, viajando con su música por Europa y por toda América. Este fascinante personaje terminó sus días en México.

–Es de suponer que en muchos casos, mujeres muy talentosas ni siquiera pudieron desarrollar su creatividad porque no se lo permitió la sociedad o, directamente, sus parejas.
–Sin duda, el papel de la mujer a lo largo de la historia está absolutamente vinculado a ello.

–Una compositora ¿se sigue encontrando hoy con reticencias, con actitudes machistas?
–Podemos hallar actitudes machistas vinculadas a cualquier profesión y en cualquier ámbito. Por desgracia tenemos noticia casi a diario de mujeres maltratadas y asesinadas por sus parejas. Ahora bien, también hay que poner sobre la mesa otra cuestión que pocos se atreven a expresar abiertamente: el apoyo a la igualdad de oportunidades para la mujer, ya sea en la música o en otro campo, no debería derivar en actitudes de discriminación positiva. Un trato de favor por ser mujer es tan inaceptable como negar, enmascarar y no potenciar el talento allí donde esté. La música no conoce de géneros, razas o nacionalidades. Ante todo no debemos olvidar que lo importante no es el compositor, sino la música.

–¿Cree que la formación que se imparte en los conservatorios de música tiende en exceso a la interpretación de los clásicos, a la técnica, y, en cambio, no estimula tanto la creatividad y la composición propia?
–No reduzcamos las culpas a los conservatorios, que por supuesto cargan con su parte. La música culta de creación es la gran ausente en la sociedad actual. Una sociedad que no la considera imprescindible como representación de su cultura. Una sociedad que aborda los problemas de forma coyuntural y está absolutamente sometida a la cultura de masas. Incluso el público que asiste a las salas de conciertos quiere escuchar la música de los clásicos, que le satisface y no le requiere esfuerzo intelectual. También están los programadores, cuyo objetivo es llenar la sala... Como se puede ver, el problema no es pequeño ni de fácil solución.

–¿Ha hecho historia al ser la primera mujer música y el primer compositor, en general, que defiende una tesis doctoral en Balears?
–Pienso que ser el primer compositor doctorado [Laboris Causa] por la UIB es, en sí mismo, un hecho anecdótico. Lo verdaderamente importante es que mi labor de investigación pueda resultar provechosa a las actuales y futuras generaciones de músicos; que despierte inquietudes e instigue actitudes para seguir trabajando y haciendo aportaciones que vayan perfilando al músico ante la sociedad como un intelectual competente, además de un artista talentoso. Al fin y al cabo, el trabajo de composición y el de investigación forman parte de un todo y las interinfluencias son mutuas y constantes.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies