Más de 400 empresas se adhieren a un protocolo pionero contra la violencia machista

Carmen Fúnez: "Es el momento de olvidar las diferencias y tener presentes a tantas mujeres que no aparecen todavía en las estadísticas"

Más de 400 empresas, desde grandes corporaciones a pymes, así como instituciones, colegios profesionales y entidades locales se han adherido a un protocolo pionero en España para la detección y tratamiento de situaciones de violencia de género en el ámbito laboral. 

El proyecto ha sido impulsado por la Asociación Española de Auditores Socio-Laborales y dirigido por María Ángeles García, abogada, delegada territorial en Galicia y experta en RSC, Igualdad y PRL. 

Carmen Fúnez, secretaria general de nuestra organización, intervino el pasado 17 de marzo en la entrega de acreditaciones a todas estas empresas socialmente responsables y que ya han incorporado pautas básicas para detectar casos de violencia de género en los centros de trabajo.

El acto se celebró en La Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela y participaron el vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda; la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, María José Ordóñez; la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona, y el presidente de la Asociación española de auditores socio-laborales, Juan Pañella. También asistió la secretaria general de Igualdad gallega, Susana López Abella.

   

 

Romper el silencio cómplice de la sociedad

La presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona, indicó que "es imprescindible dar el paso definitivo, que consiste en implicar a toda la sociedad en la erradicación de la violencia machista". "La implicación de todos y todas es vital para poder aislar al maltratador y para apoyar a la víctima", recalcó. "Para ello es imprescindible romper el silencio cómplice de la sociedad", añadió Carmona.

Según datos del Observatorio, el 80% de los hechos delictivos relacionados con violencia de género "no se denuncian nunca". Sin embargo, señaló, "la denuncia es la única manera de poner en marcha el mecanismo de protección de las víctimas".

"Todavía -dijo- la responsabilidad de la denuncia sigue recayendo sobre la víctima. El hecho de que una mujer se sienta apoyada en su propio entorno laboral y segura para poder dar el paso (de denunciar), es fundamental".

Por su parte, la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, María José Ordóñez, destacó que "España es un país absolutamente sensibilizado con la lucha contra la violencia de género", hasta el punto, dijo, de que "abanderamos esta causa" en Europa.

Pero insistió en que ha llegado el momento de que la sociedad se corresponsabilice en la denuncia de los casos de violencia machista y no caiga todo el peso en la víctima. 

Responsabilidad social de las organizaciones

Carmen Fúnez impartió una conferencia sobre la responsabilidad social de las organizaciones en la prevención de la violencia de género y destacó la implicación de las más de 400 empresas que han firmado el protocolo. "Queremos que esta unidad se traslade al ámbito político para alcanzar el tan ansiado Pacto de Estado contra la violencia machista", subrayó.

A su juicio, "es el momento de olvidar las diferencias y tener presentes a tantas mujeres que no aparecen todavía en las estadísticas porque no han denunciado pero que son víctimas de la violencia machista".

"Gracias por dar voz a organizaciones como la nuestra, Mujeres en Igualdad, porque las asociaciones juegan un papel fundamental en el desarrollo de la sociedad", añadió.

¿Qué objetivos persigue nuestra asociación?

  • Sensibilizar a la sociedad rompiendo tópicos, como el de las denuncias falsas - apenas representaron el 0,014% en 2015- o aquel que defiende que no es una violencia específica.
  • Informar a las mujeres sobre los recursos disponibles y acompañarlas en todo el largo y duro proceso.
  • Informar para romper con el silencio cómplice de amigos, familiares, vecinos o compañeros de trabajo. "El 30% asegura conocer algún caso de violencia de género, pero apenas el 1,44% de denuncias fueron presentadas por el entorno más próximo a la víctima en 2016", recalcó Fúnez.

Hasta ahora, dijo, las empresas participaban en el proceso final de la espiral de violencia de género mediante su colaboración con la iniciativa Empresas por una sociedad libre de violencia de género. Con iniciativas como la que acaba de ponerse en marcha, destacó, "empresas y ciudadanos pueden transformarse de testigos en cómplices activos en la erradicación de la violencia de género" y actuar desde el inicio. ¿Cómo? Garantizando la seguridad laboral de la mujer, incluso cuando aún no ha denunciado.

¿En qué consiste el protocolo para la detección y tratamiento en la empresa de situaciones de violencia de género?

Se trata de un documento negociado con la representación unitaria de las/os trabajadora/es de la empresa que va dirigido a todas las personas que, en cualquier nivel jerárquico y/o posición, presten sus servicios para la misma y que puedan observar por sí o llegar a tener conocimiento directo o indirecto de situaciones de violencia de género que pudieran estar sufriendo otras empleadas y/o colaboradoras en su ámbito personal o familiar, tanto dentro como fuera de los lugares de trabajo.

La Dirección y la RLT se comprometen a hacer frente a esta grave violación de los derechos humanos, estableciendo en toda la organización el principio de tolerancia cero con respecto a la violencia contra las mujeres. Esta declaración de principios se establece con la voluntad de despertar y cambiar conciencias y liderar un cambio cultural y de comportamiento.

OBJETIVOS: 

  • Tolerancia cero con la violencia contra las mujeres: Promover y proteger el derecho de todos los trabajadores y trabajadoras, en particular de las mujeres, a vivir a salvo de la violencia, tanto en el ámbito laboral como en el privado.
  • Sensibilizarles para que adopten una actitud proactiva y rompan con la cultura tradicional de tolerancia y negación que perpetúa la desigualdad.
  • Informar y formar a los trabajadores y trabajadoras sobre los derechos laborales que amparan a las trabajadoras que sufran violencia de género para que puedan conciliar la relación laboral con sus circunstancias personales y/o familiares.
  • Prevenir la violencia, proteger a las víctimas e informar de las acciones judiciales que se pueden entablar contra los agresores.
  • Desarrollar los términos de la aplicación de los derechos laborales de las trabajadoras víctimas de violencia de género.
  • Garantizar la protección de la dignidad de la mujer y el hombre en el trabajo y fuera de él.
  • Garantizar el principio de transversalidad de las medidas, de manera que en su aplicación se tengan en cuenta las necesidades y demandas específicas de todas las mujeres víctimas de violencia de género.

 

 

 

Posted by Mujeres en Igualdad on viernes, 17 de marzo de 2017
Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies