"Las mujeres están saliendo peor paradas de la crisis"

Lina Gálvez, Experta en Economía. La profesora alerta de que son ellas las que renuncian a parte del sueldo y se encargan de la casa
DIARIOVASCO.COM-30/06/2011-DAVID FDEZ.DE LA CUESTA

Después de dar a luz a su hija hace 4 meses, la profesora de la universidad sevillana Pablo de Olavide terminó ayer su permiso de maternidad. En el Palacio de Miramar, donde se lamentó de lo lluvioso del día, Gálvez participó en el ciclo 'Crisis económica: análisis y alternativas desde el enfoque de género' de los Cursos de verano de la UPV.

 
- Su charla se titula 'Desiguales: hombres y mujeres ante la crisis'. ¿Quiénes son los desiguales?
- Los desiguales somos todos, en realidad. Las personas están en posiciones desiguales en los mercados de trabajo, en el acceso al poder, en la familia, etcétera, por lo que cualquier cosa les afecta de forma desigual. Por supuesto, y concretando, también existen esas diferencias de acceso a los recursos entre hombres y mujeres. Por eso, es normal que un acontecimiento coyuntural tan importante como una crisis económica tenga un efecto desigual en quienes ya son desiguales.
 
- ¿Están saliendo las mujeres peor paradas con la crisis?
- Por regla general, sí, aunque el paro ha afectado más a los hombres. Sin embargo, está habiendo retrocesos en los avances de igualdad que habíamos conseguido previamente, y las mujeres están sufriendo una intensificación del trabajo, sobre todo del no pagado.
 
- ¿Por qué?
- Lo que las familias ya no pueden adquirir en el mercado o no les provee el Estado recae en ellas en forma de trabajo no remunerado. No es que deban ser únicamente ellas las responsables, sino que es lo que está ocurriendo. Y más tiempo dedicado al trabajo no pagado quiere decir menos oportunidades para ofertar tu trabajo en el mercado laboral, y, por tanto, para conseguir libertad y autonomía financiera. Si los hombres se corresponsabilizaran y hubiera un reparto realmente equitativo de ese trabajo, les afectaría de forma igual a mujeres y hombres.
 
- Ha dicho que esto nos encamina al modelo de «ganador y medio de pan». ¿En qué consiste?
- Venimos del modelo del hombre como ganador de pan, en el que ese 'salario familiar', impuesto por Estados y sindicatos, era suficiente para mantener a toda la familia. Esto se rompió con la incorporación al mercado de trabajo por parte de las mujeres, y muchas familias pasaron a ser de 'dos ganadores de pan'. Sin embargo, ahora no se está favoreciendo la conciliación real, y el sueldo de la mujer suele ser el menor, por lo que es la que se sacrifica, trabajando a media jornada y realizando el trabajo del hogar, mientras el hombre continúa con la completa. De ahí eso de 'ganador y medio de pan'.
 
- ¿En qué sectores les está afectando más la crisis a las mujeres?
- El más preocupante es el del empleo público y la oferta pública de empleo, en donde las mujeres solían tener el mejor nicho posible. Además, el sector servicios, ampliamente feminizado, se está precarizando cada vez más. Finalmente, también están siendo apartadas de la agricultura, debido a la vuelta al de los hombres provenientes de la construcción, ahora en crisis.
 
- Entonces, ¿en cuál tienen más posibilidades?
- Aunque es muy feminizado y precario, en el de las infraestructuras sociales, sobre todo debido al envejecimiento de la población. Lo que tienen que hacer es estudiar y trabajar mucho y procurar que nuestro compañeros se corresponsabilicen con nosotras, además de pedir a nuestros gobiernos que inviertan en políticas sociales.
 
- Asegura que el patriarcado y la desigualdad tuvieron su papel en la creación de la crisis. ¿De qué manera?
- Una de las causas fue el afán desmedido de ganancia por parte de los centros financieros, que están completamente masculinizados. Wall Street es un territorio masculino y machista.
 
- ¿Algún ejemplo?
- Brooksley Born, una mujer que tenía un alto cargo en el gobierno estadounidense, compareció 17 veces en el congreso para alertar sobre el riesgo que tenían los derivados entorno a los que se creó esta estructura financiera. Prácticamente se rieron de ella y le dijeron que no sabía nada.
 
- Además, afirma que las hipotecas basura ya tenían un sesgo de género. ¿Por qué?
- La mitad de estas hipotecas fueron concedidas a mujeres afroamericanas, aún siendo sólo un 6% de la población. Pero estas mujeres tenían menos educación y eran más confiadas, por tanto, más fáciles de engañar. Ellas fueron las víctimas prioritarias de este engaño.
 
- Dice que una de las salidas a esta crisis pasa por una 'economía feminista'. ¿En qué se diferencia de la tradicional?
- La economía feminista tiene en consideración la situación diferenciada, desigual y discriminatoria que tienen mujeres y hombres en el acceso a los recursos, y considera económico no solamente aquello que pasa por el mercado, como hace la economía tradicional, sino también todo aquello que lo condiciona, principalmente la economía familiar y el trabajo no remunerado. Busca modelos económicos en los que la igualdad esté en el centro, y no sólo el ganar por ganar.
 
- ¿Qué se está haciendo, pues, y qué se debería hacer, bajo esa perspectiva?
- No se va a salir de la crisis con recortes y planes de ajuste, porque los trabajadores cada vez se empobrecen más y no pueden consumir. Hay que hacer que el dinero que han dado a los bancos llegue a la economía real, no tiene que servir para que cubran sus agujeros y jueguen al casino, y luego lo presten de nuevo a los gobiernos para que éstos se endeuden y tengan que hacer lo que los bancos digan, que es lo que está ocurriendo. En ese sentido, una banca pública o una regulación más clara de los movimientos de capital internacional, como la Tasa Tobin, serían deseables.
Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies