Las incongruencias de la Ley de Igualdad

LARAZON.ES-24/09/2009-M.POVEDA

Las funcionarias de prisiones, obligadas a trabajar en cárceles masculinas / Las listas electorales deben tener un 40% de féminas, pero nunca un 100% 

Lograr la paridad en  empresas de sectores donde la mujer no está muy presente es un reto imposible.

La discriminación positiva hacia la mujer que promueve la Ley de Igualdad  supone un quebradero de cabeza en algunos casos. Las pautas que marca el texto para favorecer la paridad laboral entre sexos  pueden llegar a poner en peligro la integridad de las trabajadoras. Tal es el caso de las funcionarias de prisiones, obligadas a prestar sus servicios en cárceles masculinas, en donde han tenido que hacer frente a más de un incidente desagradable.

Desde que en 2007 la Ley de Igualdad acabó con la diferenciación de escalas masculina y femenina las mujeres pueden custodiar a hombres y viceversa. Este hecho implica que las mujeres tengan que trabajar en todos los espacios por los que se mueven los reclusos –incluidas las duchas y las celdas– y enfrentarse al mayor nivel de conflictividad que presentan. Las reivindicaciones de estas empleadas públicas han sido llevadas al Congreso por el Grupo Popular y, actualmente, están en trámites de resolución. «La ley de Igualdad tiene principios loables, pero en determinadas situaciones se dan incongruencias importantes porque no se han considerado las particularidades de algunos colectivos», explica la diputada del PP, Sandra Moneo.

También hay otras situaciones en las que la aplicación de la ley roza lo ridículo. Por ejemplo, en la elaboración de la listas electorales, el texto legal obliga a hacer acrobacias numéricas para cuadrar el cupo femenino. Por ley  tiene que haber al menos el 40 por ciento de mujeres en cada tramo de cinco puestos. Sin embargo, la interpretación extrema de este supuesto, es decir, una lista completamente femenina, tampoco es válida, tal y como ocurrió en el pueblo tinerfeño de Garachico, donde el PP presentó una lista formada sólo por mujeres. La lista fue impugnada por la Junta Electoral, en una actuación que respaldó el Tribunal Constitucional. «En las listas electorales los que tienen que estar son los mejores, independientemente del sexo», defiende Mercedes de la Merced, presidenta nacional de Mujeres en Igualdad.

Consejos de administración
Otro campo contradictorio es el del equilibrio de ambos sexos en los consejos de administración, algo que de momento no se pone en práctica y cuyo cumplimiento  generaría muchos problemas «porque hay mujeres que renuncian a puestos directivos por las maratonianas jornadas de trabajo que suponen», agrega De la Merced, que opina que, primero, «habría que regular los horarios de trabajo». Tampoco lo tienen fácil para cumplir con el cupo femenino las empresas dedicadas a sectores donde la mujer no está muy introducida.
Y como remedio a estas situaciones absurdas, el diputado de UPN, Carlos Salvador, apela al «sentido común» al aplicar algunos puntos de la norma.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies