´Es tremendo que las maltratadas sigan conviviendo con sus agresores por la crisis´

LEVANTE-EMV.COM-04/09/2012-RAMÓN FERRANDO

JOSÉ MARÍA GÓMEZ VILLORA. Titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Valencia.  José María Gómez Villora es un juez comprometido con la lucha contra los malos tratos desde la creación de los juzgados especializados. El magistrado lamenta que la crisis empuje a algunas víctimas a seguir con sus agresores ante la imposibilidad de independizarse

sted fue el primer juez de Violencia sobre la Mujer en Valencia. ¿Cómo ha evolucionado la violencia machista desde que se crearon estos juzgados especializados en 2005?
Yo creo que las cifras se mantienen parecidas a las de 2005. Nosotros llevamos los asuntos penales y civiles, y en el último año hemos tenido un descenso en el número de procedimientos de divorcios de maltratadas que atribuimos a la crisis. Es tremendo, pero que las víctimas no tengan independencia económica constituye un factor decisivo a la hora de continuar conviviendo con el presunto agresor.

La ley integral contra la violencia sobre la mujer lleva ya siete años a pleno rendimiento y da la sensación de que no baja el número de víctimas mortales. ¿Qué es lo que está fallando?
Es cierto que el número de mujeres fallecidas se mantiene. Este año llevamos 32 muertes con lo que podríamos llegar a una cifra algo inferior a años anteriores. Lo más preocupante es que hemos constatado que la gran mayoría de mujeres asesinadas no ha presentado denuncia. De las 32 mujeres muertas este año 6 habían presentado denuncia. Sobre las 26 restantes no había ninguna posibilidad de protección judicial.

¿Por qué no denuncian?
Yo creo que cada caso es diferente. En ocasiones es porque la mujer está sometida hasta tal punto que no presenta la denuncia pensando en las consecuencias que le va a acarrear. Lo que sucede en otras ocasiones es que hace un mal diagnóstico del riesgo. No es capaz de adivinar que su compañero puede provocarle la muerte. Es bastante frecuente que las víctimas digan en las declaraciones: «Me pegó, pero nunca me mataría». Por desgracia, a veces estos casos acaban en muerte. Otras veces es por dependencia económica o afectiva.

¿Ha notado un cambio en el perfil de las víctimas?
Hubo un incremento el año pasado de víctimas extranjeras. Porcentualmente es llamativo el número de mujeres extranjeras que fallece teniendo en cuenta el porcentaje de población.

¿Por qué se produce esa situación?
Quizá haya un componente cultural. En determinados países hay un machismo muy significativo y puede tener influencia. Yo creo que también a nivel nacional la ley comienza a tener los efectos que perseguía de concienciación de que hay que cortar de raíz el maltrato.

Muchas víctimas continúan retirando las denuncias. ¿Qué se puede hacer para luchar contra ese «Síndrome de Estocolmo»?
Es complicado. En reuniones de jueces y fiscales hemos llegado a la conclusión de que una buena medida sería preparar a la víctima con algún tipo de asistencia psicológica. Desde luego es muy importante el refuerzo de la familia. Es necesario concienciar a las mujeres de que la retirada de la denuncia supone un incremento del riesgo en el que se encuentran si además reanudan la convivencia.

¿Qué porcentaje retira la denuncia?
Un tercio de las mujeres que han presentado una denuncia por violencia de género acaban retirándola o reanudando la convivencia.

¿Cuál es el caso que más le ha alarmado?
Me alarman todos aquellos en los que la muerte es la primera noticia que tenemos de que hay maltrato. Me alarman porque nadie ha sido capaz de detectar que hay una situación de maltrato. También me preocupan especialmente aquellos casos en los que pese a estar persuadidos de que hay una situación grave la mujer trata de reanudar la convivencia con su maltratador. Uno de los homicidios que se produjeron en Valencia fue de una mujer que unos días antes vino a pedir que se alzara la medida de protección. Decidimos no revocar la medida, pero ella volvió a estar con él y días después la mató.

¿Es consciente la sociedad del problema del maltrato?
Por desgracia todavía estamos viendo que el entorno no anima a denunciar. Uno de los casos que más me ha impresionado fue un homicidio en el que sin citar a nadie comparecieron voluntariamente familiares, compañeros de trabajo y amigos de la víctima. Todos sabían que la mujer era víctima de malos tratos. Cuando su marido la mató hubo un sentimiento de culpa colectivo y comparecieron en el juzgado con la necesidad de contar que sabían que había víctima de malos tratos durante años. Yo creo que muchas veces la gente piensa que la situación no va a derivar en un crimen y considera los malos tratos aparentemente leves como una discusión familiar y que existe un ámbito de privacidad que no se debe vulnerar.

¿Cuáles son los factores de riesgo ante un maltratador?
El carácter celoso y el machismo, las rupturas cuando no son aceptadas por el hombre, la reanudación de la convivencia tras una retirada de denuncia, el consumo del alcohol y de drogas, y los embarazos.

¿Un embarazo es un factor de riesgo?
Sí. Muchas agresiones se producen a partir del embarazo de la mujer.

¿Por qué?
Quizá porque el hombre ve amenazada su parcela de dominación y teme que la mujer puede tener un afecto distinto que compartir.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies