Entrevista a Mercedes de la Merced

AOSLA.ORG- REVISTA DE IGUAL A IGUAL-12/12/2011

Entrevista a Mercedes de la Merced

1.- P.- La actual Ley contra la Violencia de Género no ha implicado una reducción significativa del número de víctimas. ¿Considera que se trata de una ley mal enfocada o simplemente que no se ha puesto en práctica?  

R.- Sería muy injusto atribuir a la actual Ley de Violencia de Género el hecho de que no se hayan reducido las muertes de mujeres. Dicho esto, la crítica que hemos hecho desde Mujeres en Igualdad a esta Ley es, por un lado, que se elaboró precipitadamente, y por otro, la falta de presupuesto, como ha ocurrido con otras leyes que aprobó el Gobierno de Zapatero, como la Ley de Dependencia. Y lo digo con conocimiento de causa, ya que nuestra asociación gestiona cuatros centros de acogida para víctimas de violencia de género. La ley puede y debe ser mejorada como ha señalado el grupo de trabajo constituido la pasada legislatura en el congreso de los diputados. Personalmente creo que una de las modificaciones que sin duda contribuirá al conocimiento de los derechos que la ley concede a las mujeres seria la obligación de asistencia letrada a la victima desde el momento en que presenta la denuncia. Espero que esta modificación se apruebe en esta legislatura. 

2.- P.- De las 54 mujeres que han muerto en España, víctimas de la violencia de género, en lo que llevamos de 2011, sólo 14 habían denunciado que vivían situaciones de malos tratos, por parte de sus parejas. ¿En qué ha fallado el sistema, para que este silencio siga siendo una característica de las víctimas?  

R.- Llevo ya muchos años trabajando en el campo de la violencia de género y he hablado con muchas mujeres agredidas y que tiene que vivir escondidas. No hay una única respuesta que explique este horror. Se da en todos los países, incluso en los del norte de Europa, donde son pioneros en las leyes de igualdad y en la educación no sexista; se da en todas las clases sociales, y en todas las culturas. Las mujeres han sido, son, históricamente víctimas de todo tipo de violencia y discriminación. Hemos avanzado mucho y ahora tenemos leyes que nos protegen. Pero, desgraciadamente, los prejuicios, tan arraigados, no desaparecen de un día para otro. Todavía hay quien justifica las agresiones a mujeres cuando en un Estado de Derecho nadie defiende en ningún otro caso que haya que recurrir a la violencia. Modificar las conductas y la mentalidad que originan los malos tratos supone una lucha de años, una estrategia larga en la que la educación de las generaciones más jóvenes es vital. Y las mujeres no denuncian muchas veces porque se creen culpables debido a su baja autoestima, o porque su maltratador les convence de que no volverá a ocurrir, porque carecen de recursos económicos y temen perder a sus hijos, por falta de apoyo del entorno, e incluso porque no se identifican como víctimas. Muchas mujeres cuentan que durante mucho tiempo no se dieron cuenta de que estaban siendo maltratadas. Por supuesto, no denuncian porque tiene miedo. Por eso es importante que sepan que sí podemos protegerlas, a ellas y a sus hijos, que hay alternativas, que no están solas, que no tienen por qué seguir viviendo con su peor enemigo. Por eso desde Mujeres en Igualdad defendemos que la asistencia letrada debe ser obligatoria desde el primer momento. De ese modo la víctima conocerá todos los derechos, las ayudas que le asisten y la protección y seguridad que le debe aportar nuestro Estado de Derecho. 

3.- P.- ¿Dejaría de producirse la violencia de género, con un guardaespaldas para cada mujer amenazada?  

R.- Antes que nada, me gustaría puntualizar que sí hay muchas medidas de seguridad para las mujeres que denuncian. Este mensaje debe quedar claro. Las víctimas no están solas ni desprotegidas. En concreto, y con datos oficiales a 31 de octubre de este año, 20.199 cuentan con protección policial activa y otras 97.285 disponen de atención policial activa. En cuanto a lo que usted me plantea, es imposible por muchísimas razones. Una de ellas, y lo dice usted en la anterior pregunta, de las 54 mujeres muertas, sólo 14 habían denunciado. Es decir, las otras 30 hubieran muerto de igual forma. No es solución, por tanto. Y fíjese, en 2010 hubo 134.105 denuncias por malos tratos, y entre enero y junio de este año, 66.839 mujeres han denunciado a sus parejas o ex parejas, y sabemos que estas denuncias son solo la punta del iceberg, que el problema es mucho más grave. Pero en el hipotético caso de que pudiéramos poner un agente detrás de cada víctima tendríamos que plantearnos proteger también a los hijos e incluso a los padres u otros miembros de la familia, porque los maltratadores intentarían acechar a la víctima a través de su entorno más próximo y más querido. De hecho, como todos sabemos, hay casos de maltratadores que han matado a sus hijos ante la imposibilidad de hacer daño físico a sus exparejas. Este drama es muy complejo y no hay soluciones fáciles ni medidas únicas que puedan resolverlo.

4.-P.- "A igual trabajo, desigual salario". ¿España es el último lugar de Occidente en el que este asunto sigue siendo noticia?  

R.- En el caso de Europa, por referirme a datos concretos de los que disponemos, el salario de las europeas es, de media, un 15% más bajo que el de los hombres, y esto no ocurre solo en España, ni mucho menos. En mi opinión, el gran escollo en el caso de la discriminación salarial es la maternidad y por eso son tan importantes medidas que tiendan a racionalizar los horarios de trabajo y hacerlos más europeos, las medidas de corresponsabilidad o conciliación  y por eso estamos tratando de implicar cada vez más a los hombres en el cuidado de sus hijos y de los mayores, en definitiva de la familia, que no tengan que ser siempre las madres las que asuman la mayor parte de esta responsabilidad. Un dato revelador es que hay muchas más las mujeres que trabajan a tiempo parcial. Es la pescadilla que se muerde la cola. Si uno de los dos tiene que hacer sacrificios en su proyecto profesional, en la inmensa mayoría lo hacen ellas, porque suelen ser también las que menos ganan. En este terreno también se avanza lentamente. Y además tenemos que entender la maternidad como un enorme beneficio social y no como una carga para las empresas o para la sociedad. Muchas veces algo tan obvio se nos olvida. Los niños no son solo responsabilidad de quien los trae al mundo, de ellos depende el futuro de todos.  

5.- P.- Siempre se plantea el modelo del norte de Europa, como objetivo de igualdad para mujeres y hombres. ¿Cree que es un modelo aplicable a los países del sur, habida cuenta de que somos diferentes en todo?  

R.- La igualdad es un derecho fundamental de todas las personas cual quiera que se su género, origen o condición, independientemente del modelo socioeconómico de cada país o de las diferentes culturas. Es cierto que cada país tiene su propia idiosincrasia pero eso no significa que no debamos mejorar o modificar tradiciones arraigadas que es absurdo mantener. Un ejemplo son los horarios laborales en España. Trabajamos muchas más horas que en el resto de Europa y somos menos productivos. Es necesario racionalizar las jornadas laborales en nuestro país. No tiene sentido alargar el tiempo de trabajo hasta las ocho o las nueve de la noche, algo que no beneficia ni a las empresas ni a los trabajadores y que dificulta enormemente la conciliación familiar y socava la igualdad en el ámbito laboral, ya que la inmensa mayoría de las mujeres no pueden conciliar estos horarios con sus responsabilidades familiares. 

6.-P.- La crisis se ha hecho dueña de toda la actividad económica y empresarial española y aumenta las dificultades para todas aquellas mujeres que cotidianamente hacen frente al denominado techo de cristal, dentro de las empresas. ¿Cómo hacer frente al empeoramiento de esa situación?  

R.- Estamos en una situación especialmente complicada para todos, y en momentos críticos como el que vivimos las mujeres se llevan la peor parte. Los datos lo demuestran. La tasa de desempleo es mucho más elevada en las mujeres y el riesgo es que retrocedamos en muchos de los logros que hemos alcanzado respecto a la no discriminación en el ámbito laboral. Por tanto, hoy más que nunca es fundamental hacer cumplir las leyes que garantizan la igualdad y ampliar todas las estrategias que promueven la conciliación entre familia y trabajo. 

7.P.- ¿Cree que hay una manera especial de dirección de empresas típicamente femenina?   

R.- El acceso de la mujer a los puestos directivos es todavía minoritario y el modelo en el ejercicio de liderazgo está "masculinizado", de forma que las mujeres directivas se ven presionadas para "estar a la altura". Se dice que los hombres son más competitivos y que las mujeres fomentan más la cooperación. Yo sinceramente pienso que hablar de diferencias típicamente femeninas para ejercer el liderazgo no nos favorece, o se puede volver en contra. Las empresas deben dar las mismas oportunidades a hombres y mujeres a la hora de acceder a los puestos de mayor responsabilidad y juzgarles en función de su trabajo, de su capacidad, de su preparación, de los resultados, claro está, pero no en función de su sexo./

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies