Conoce a Marta Bruletout y la experiencia vital que ha marcado su vida: la lucha de su hijo Guillermo contra el cáncer

Encuentro online organizado por Mujeres en Igualdad Distrito de Salamanca (Madrid)
18/06/2020

 

El pasado miércoles 17 de junio tuvimos el placer de conocer y escuchar, en una charla online organizada por Mujeres en Igualdad Distrito de Salamanca (Madrid), a Marta Bruletout, quien nos explicó la experiencia vital que ha marcado su vida y la de su familia: la lucha de su hijo Guillermo contra el cáncer, contra el peor pronóstico de leucemia.

Guille ha logrado superar la enfermedad tras años de tratamiento y momentos muy difíciles. Marta acompañó en todo momento a su hijo, complementando las terapias médicas seguidas en el Hospital Niño Jesús con remedios naturales y una alimentación sana.

"La enfermedad potenció mis cualidades y transformó muchas cosas negativas en positivas. Descubrí además tres grandes enseñanzas: el poder de la intención, la actitud y la fuerza del amor", destacó en el encuentro online que compartirá en su cuenta de YouTube. Durante la charla se centró en la intención y la actitud. 

"Siempre luchábamos con el ‘se va a morir’, 'esto es imposible' o 'es incurable'. Cuando era niña siempre fui rebelde y ese inconformismo me vino fenomenal con la enfermedad de Guille porque basta que me dijeran que él se iba morir para que yo dijera: no", subrayó. Marta, como podéis percibir, es una mujer optimista que contagia una tremenda energía y ganas de vivir. 

Como señaló, nadie sabe cómo será el final del camino, pero sí podemos elegir cómo caminar. Este es uno de sus lemas. 

También la intención con que emprendamos las acciones del día a día. Ella, por ejemplo, se inventó un decreto: "Guille está en casa, está bien y en armonía”. Aún no lo estaba, pero esa era su intención. 

"A cualquier persona -añadió- le ocurren cosas, más o menos graves. También depende de nuestro estado emocional en ese momento, lo que condicionará que nos afecte más o menos". Bruletout compartió, con una sinceridad brutal y desde su experiencia personal, lo que le ha ayudado a sobrellevar los golpes de la vida. 

Por ejemplo, con Guille siempre estaba sonriendo. Le decían que la enfermedad era incurable, que la quimioterapia no le hacía efecto, que no había nada que se pudiera hacer, pero su actitud era positiva. Su intención siempre era que su hijo estuviera feliz y que disfrutara de cada segundo de la vida. "Tenemos muy poco presente la palabra presente", recalcó.

Durante la enfermedad nunca se preguntó el por qué, si no el para qué, no entendía que un niño tuviera que pasar por ello. 

Puedes conocer mejor su experiencia en Piedras en los bolsillos. La madre que escribió un nuevo destino para su hijo. 

 

 

Su historia no acaba aquí. Hace dos años, cuando la situación con Guille estaba más calmada y empezaba a recuperarse (hay tres casos solamente en el mundo que hayan sobrevivido), a Marta le diagnosticaron un cáncer cervicouterino poco habitual. Reconoce que lloró y se enfadó, pero se dijo: adelante. "Me lo tomé como yo soy", afirmó. Eso sí, no quiso tratarse con quimio ni radio, ya no podía más.

 

Con Guille fueron "muchos años de tratamientos y de hospitalización" y por este motivo decidió que se operaría pero no se trataría porque supondría que la familia tuviera que revivir la historia. Desde el inicio pensó que iba a salir adelante. Tres semanas después de la cirugía recibió una llamada de su médico en la que le comunicaba que todo estaba estupendo.

"Siempre -destacó- se aprende de las cosas malas que nos ocurren, de esos cambios drásticos que nos da la vida, de esas sacudidas que nos agitan y que en ese momento nos hacen pasarlo fatal, pero de ahí se suele salir más fuerte, más segura, más empoderada. También te hace valorar mucho más los pequeños detalles". 

También puso en valor el poder de la intuición, algo que solemos bloquear en nuestro día a día, y nos propuso un ejercicio: escribirnos una carta de amor "porque no solemos hablarnos, escucharnos y apenas nos conocemos, ¿quién soy?". 

Durante la enfermedad de Guille, reconoció, necesitaba hablar de la muerte, pero todo el mundo cambiaba de tema. Se dio cuenta de que no sabemos cómo escuchar y apoyar en esas difíciles circunstancias: "El cáncer infantil es tan duro que no se sabe qué decir. Simplemente sonríe o da un fuerte abrazo".

El año pasado recibió el Premio Malamadre Nacida para Luchar del Club de Malas Madres.

Como dice siempre, el cáncer cambió su vida, pero para mejor. Ahora ve todo desde otra perspectiva. Nos quedamos con este mensaje:

¡Lo más importante es creer que se puede! La vida es actitud.

 

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: prensa@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.