¿Cómo eran las mujeres pioneras del feminismo americano?

Victoria Woodhull fue la primera mujer en presentar su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos
20/09/2018

Pocas mujeres han sido tan sorprendentes, tan fascinantes y tan perseverantes como Victoria Woodhull (1838–1927), líder del movimiento por el sufragio femenino en los Estados Unidos allá por el siglo XIX.

"Fue una visionaria que se puso el mundo por montera y desafió todos los cánones", aseguraba Pilar Tejera, editora de Ed. Casiopea, durante la jornada Las gladiadoras por la igualdad (pioneras americanas del feminismo), el pasado 19 de septiembre en Casa de América. 

Este sello editorial ha publicado, por primera vez en español, la biografía de la primera mujer en presentar su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos: Woodhull. Su autora, Mary Gabriel, fue finalista del Premio Pulitzer, el Premio Nacional del Libro y el Premio Nacional del Círculo de Críticos de Libros.

¿Quién fue Victoria Woodhull? Una mujer decidida y valiente, la mujer que Barack Obama describió como una "candidata formidable". Tan rebelde que en el siglo XIX defendió el amor libre y la prostitución legal. Sobre ella se ha escrito una ópera, un musical en Broadway y se está rodando una película. 

Tan innovadora que no sólo se postuló a la presidencia de EEUU, sino que junto a su hermana fundó la primera empresa de corredores de bolsa propiedad de mujeres en Wall Street, una compañía llamada Woodhull, Claflin and Company. 

Apenas tenía 33 años cuando fue nominada como candidata a la Casa Blanca por el Partido por la Igualdad de Derechos. Su candidatura fue presentada en mayo de 1872, casi medio siglo antes de que las mujeres obtuvieran el derecho a votar en Estados Unidos. "La agitación del pensamiento es el comienzo de la sabiduría. Pero eso me gusta", escribió Woodhull.

 

 

"Era una figura renacentista" 

Victoria tuvo una infancia nada convencional en Ohio, en la América profunda. Su madre era adivina y clarividente y su padre trasladaba a la familia incesantemente con su venta itinerante de medicinas "milagrosas". Ella misma se dedicó a la videncia siendo apenas una adolescente.

La joven se casó con 15 años con Canning Woodhull, un hombre que le doblaba la edad, también vendedor de medicinas. Tuvieron dos hijos, Byron, quien nació con problemas mentales que Victoria atribuyó al alcoholismo de su marido, y una niña, Zula. "A esa edad, con 15 años, se hizo la promesa de que lideraría el movimiento por la defensa de los derechos de las mujeres", destacó Tejera. 

Algunos relatos señalan que Woodhull golpeó frecuentemente a su joven esposa antes de abandonarla. La pareja se divorció en 1864.

Comienza ahí una larga carrera en la que se convierte en una changemaker, es decir, agente de cambio. Funda junto a su hermana, en 1870, su propio semanario, Woodhull and Claflin's Weekly, para defender los derechos de la mujer como persona libre e independiente, capaz de tomar sus propias decisiones en materia de negocios o relaciones sexuales. 

En 1866, Victoria se casa con James Harvey Blood, también defensor de ideas radicales sobre la libertad sexual, y se trasladan a Nueva York, donde Victoria y su hermana conocieron a Cornelius Vanderbilt. Las hermanas ejercieron como médium para que Vanderbilt contactara a su difunta esposa y Vanderbilt les ayudó a su vez a conocer los secretos de la Bolsa.

"Llega a Nueva York, sin un dólar en el bolsillo, cuando está a punto de cambiar la historia. Es una época efervescente en el que las mujeres, que hasta entonces actuaban de forma independiente, comienzan a organizar en clubes y federaciones para ser reconocidas como ciudadanas con pleno derecho", señala Pilar Tejera. "La sociedad está atemorizada porque las empieza a ver en bicicletas, con pantalones bombachos, y manifestándose con pancartas por las grandes avenidas". 

Victoria era hipnótica y carismática... Cuando empieza a dar conferencias se forman largas colas para escucharla. "Era una figura renacentista- subraya la editora de Ed. Casiopea-. A mitad de su vida se había casado tres veces, había fundado un periódico y una agencia bursátil, se había presentado como candidata a la presidencia de EEUU y había pronunciado un discurso ante el Comité del Congreso de los EEUU. Tenía una gran visión de futuro". 

Victoria abogaba en su discurso por cambiar la Constitución y ampliar los derechos laborales, crear una institución internacional que dirima los problemas (una especie de ONU) o formar en educación sexual.

En enero de 1871, asisten en Washington a un encuentro de la Asociación para el Sufragio Femenino, National Woman Suffrage Association, o NWSA. Allí conoció a algunas de las líderes de la lucha por el voto femenino en EEUU, un derecho que no sería garantizado hasta 1920. Susan B. Anthony, Isabella Beecher Hooker y otras mujeres destacadas expresaron admiración por Victoria, pero otras se mostraron "horrorizadas" ante las ideas de la joven sobre el amor libre o la prostitución.

Murió en junio de 1927, con 88 años.

 

 

La historiadora Carmen de la Guardia, profesora del departamento de Historia contemporánea de la UAM, desgranó a continuacion algunos hitos históricos del feminismo americano y repasó las cuatro olas:

  • Primera ola (siglo XIX).
  • Segunda ola (años 60 del XX). 
  • Tercera ola (años 90 del XX). Feminismos diversos que reivindican la diversidad. Interseccionalidad.
  • Cuarta ola: actualidad. Movimiento transnacional.

"El feminismo tiene que ver con los movimientos sociales. Siempre ha ido de la mano de ellos y de momentos de eclosión", señaló De la Guardia. 

En el siglo XIX, la primera ola está relacionada con la visibilización de la pobreza urbana, la industrialización, la miseria, la nueva inmmigración que llega a las ciudades, las nuevas plagas, y también con el romanticismo. "En 1830-1840, los valores que sustentaban la República, como la razón y el progreso, son cuestionados porque han derivado en pobreza. Surge la cultura romántica que reivindica los afectos como forma superior de conocimiento frente a la razón". 

Las mujeres no tenían derechos y el sufragismo femenino estuvo unido a la abolición de la esclavitud. En 1837 tuvo lugar en Nueva York el primer congreso antiesclavista femenino, y pronto se vinculó con la igualdad de derechos para las mujeres.

De la Guardia compartió la "preciosa declaración" de sentimientos de la Convención Seneca Falls, la primera convención sobre los derechos de la mujer en Estados Unidos, organizada por Lucretia Mott y Elizabeth Cady Stanton, antiesclavistas. Se considera el texto fundacional del sufragismo norteamericano.

Basada en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, denunciaban las restricciones, sobre todo políticas, a las que estaban sometidas las mujeres: no poder votar, ni presentarse a elecciones, ni ocupar cargos públicos, ni afiliarse a organizaciones políticas o asistir a reuniones políticas.

Estas mujeres son de clase media alta, con un discurso muy universal. Más tarde, como en todos los movimientos sociales, existieron enfrentamientos y aparecieron más reivindicaciones aparte de la de la ciudadanía. A inicios del siglo XX había cinco millones de trabajadoras en EEUU, con peores condiciones de trabajo que los hombres. Quieren reclamar sus derechos. 

El 25 de marzo de 1911 en Nueva York, un incendio calcinó la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist en plena madrugada, con las trabajadoras dentro. Murieron unas 140. Las mujeres no pudieron escapar porque los propietarios habían bloqueado las puertas para evitar robos en el interior del inmueble. Era una auténtica ratonera. 

Muchas de ellas saltaron por las ventanas entre escenas de pánico. La mayoría eran jóvenes inmigrantes de origen judío e italiano. Poco tiempo después se promovía la creación del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras y, en paralelo, las iniciativas surgidas de la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas desembocaron en la celebración de un día en el que se reconociese el trabajo femenino y sus derechos: el 8 de marzo.

"La mayor parte de los estados van dotando a las mujeres de derechos civiles, mucho antes que en Europa, y también iremos viendo derechos políticos", destacó la historiadora. El primero fue Wyoming, en 1869, seguido de Colorado, Utah... "Los primeros fueron los estados del oeste". 

En 1917 fue elegida en Montana la primera congresista, Jeannette Rankin. Al año siguiente, el presidente Wilson anunció su apoyo al sufragio femenino y, después, la Cámara de Representantes aprobó la 19ª Enmienda por una mayoría exacta de dos tercios, y en agosto de 1920 entró en vigor.

 

 

María Castejón, profesora, escritora y crítica de cine, analizó por último el movimiento sufragista desde el punto de vista cinematográfico y a través de las pocas cintas que lo reflejan . 

Encontramos desde referencias esporádicas -Every Day's a Holiday (1937), con Mae West; o Mary Poppins (1964)- a temáticas específicas, como Las Bostonianas (1984).

¿Alguien recuerda a la madre de los niños que debía cuidar Mary Poppins? Se la presenta como "una señora locuela", afirma Castejón.

 

 

Otra de las películas es Ángeles de hierro (2004)., basada en personales históricos, las activistas Alice Paul (Hilary Swank) y Lucy Burns (Frances O'Connor). Es una historia con espinas, como la vida misma.

Ana G. Arias

 

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.