Así es la juventud española: muy preparada, con valores, pero con mala imagen entre los padres

Los progenitores consideran que están creando una generación de «inmaduros, dependientes, mimamos e incapaces»
ABC.ES-20/12/2013-C.GARRIDO

Son estudiosos, la generación más preparada de la historia, con un pensamiento acorde con el progreso, mayor interés por la política y con los mismos valores de la sociedad adulta: amistad, familia, salud, trabajo y estudios. Su principal problema es el paro y sienten una enorme incertidumbre por la crisis, pero están dispuestos a trabajar en lo que sea y la gran mayoría cree que tendrá una buena vida en el futuro.

Así son los jóvenes españoles, según un informe del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, una nueva institución privada e independiente promovida por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, cuyo objetivo es contribuir a la socialización de los adolescentes y jóvenes españoles analizando los elementos que conforman su realidad y sus dificultades y necesidades, y movilizando a la sociedad en este sentido.
 
«Nunca España ha tenido una juventud tan preparada» y, sin embargo, «tropieza con unas dificultades enormes» por la crisis y responde con «una cierta confusión inevitable», pues no saben si atenerse a las noticias buenas o malas que les llegan, según Eusebio Megías, director técnico del Centro.
 
En la actualidad, viven en España 4.559.964 personas de entre 15 y 24 años, de los que la mayoría se denominan estudiosos (42%), fundamentalmente los adolescentes; trabajadores (23%), predominando entre los más adultos; marchosos (17%), sobre todo entre los 18 y los 22 años; consumistas (12%), a todas las edades, pero más en los chicos; y hogareños (6%), más en el caso de las chicas.
 
El paro, su principal preocupación
 

El principal problema al que se enfrentan es el desempleo (72%). No en vano, la tasa de paro juvenil, entre los 16 y 24 años, es del 56,14%.Para la mayoría de los jóvenes de entre 15 y 35 años, las principales dificultades para encontrar un empleo son que no existen buenas oportunidades laborales acordes a su formación y que no encuentran empleo en su ciudad o región de residencia. La falta de trabajo es probablemente unas de las razones por las que casi el 30% de las mujeres y el 40% de los hombres de 24 a 35 años siguen viviendo con sus padres.

En cuanto a sus valores personales son idénticos a los de los adultos: amistad, familia, salud, trabajo y estudios, son por este orden, las cosas que más les importan. Además, sus creencias evolucionan en el mismo sentido que las de la sociedad. Ha aumentado el número de ellos que está a favor de aplicar la eutanasia a todo aquel que lo pida, de tener relaciones sexuales con alguien del mismo sexo o aplicar la pena de muerte a personas con delitos muy graves, mientras disminuye la cifra de los que justifican las borracheras o fumar en lugares públicos.
 
En este sentido, a la hora de disfrutar del ocio nocturno, a medida que cumplen años, priman la relación social por encima de la ingesta de alcohol y la borrachera. Además, aunque casi el cien por cien reconoce que usa el ordenador en su tiempo libre, sobre todo para mirar el correo y las redes sociales varias veces al día, la satisfacción de pasar tiempo con la familia o amigos supera con creces la de estar solo.

La política es otro de los intereses de los jóvenes que ha ido creciendo con los años, y más de la mitad de ellos considera internet el mejor canal de expresión y participación.
 
La sexualidad es también muy o bastante importante para el 82% de los jóvenes. La edad media de la primera relación sexual se ha mantenido estable desde 2004 (17,6 años) a 2012 (17,3 años). Para ellos el mayor temor es «quedar mal», mientras que a ellas les preocupa no resultar lo suficientemente atractivas.
 
La mala imagen que perciben los padres
 
En cuanto a las drogas, hay más jóvenes que piensan que destruyen (7,6%) que los que piensan que hay que probarlo todo (3,8%). Las sustancias más consumidas son el tabaco y alcohol. De hecho, asocian el consumo de alcohol con la «fiesta» y en menor medida con el cannabis, la cocaína con la «euforia» y las pastillas para «resistir la fatiga».
 
A pesar de este retrato de la juventud española, la percepción de los padres es muy negativa. Consideran que están creando una generación de «menores incapacitados para enfrentar al mundo exterior por sus propios medios» y hablan de adolescentes y jóvenes «inmaduros, dependientes, mimamos e incapaces», al tiempo que describen a «hijos irrespetuosos, convencidos de tener muchos derechos y ninguna obligación».
 
Para el director de la FAD, Ignacio Calderón, la clave está en trabajar con los jóvenes para que sean «menos vulnerables» y sepan manejar mejor su realidad.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies