World Gender Gap Index 2013 del Foro Económico Mundial

World Gender Gap Index 2013-25/10/2013

La octava edición anual del informe clasifica 136 países conforme a su capacidad de cerrar la brecha de género en
cuatro esferas clave: salud y supervivencia; logros educativos; participación política, e igualdad económica.

El informe clasificó a Islandia como el país de mayor igualdad del mundo por quinto año consecutivo; junto con Finlandia (2º), Noruega (3º) y Suecia (4º), ha cerrado ahora más del 80% su brecha de género. Alemania, en 14º lugar, va a la cabeza de las economías del G20, aunque ha bajado una posición desde 2012. La nación BRICS de más alta clasificación es Sudáfrica, en 17º lugar.

A nivel mundial, el informe determina que en 2013 se ha cerrado el 96% de la brecha en materia de salud y supervivencia. Es el único de los cuatro pilares que se ha ampliado desde que el informe se preparó por primera vez en 2006. En términos de educación, la brecha de género mundial registra el 93% y hay 25 países que han cerrado la brecha totalmente. La brecha de género en lo relativo a igualdad económica y participación política se ha cerrado sólo en un 60% y un 21%, respectivamente, si bien se ha avanzado en otras esferas; por ejemplo, la brecha en la participación política se ha reducido casi el 2% en los últimos doce meses. En los países tanto emergentes como desarrollados, la presencia de mujeres en cargos de liderazgo económico es limitada, si se compara con el número de mujeres que siguen cursos de educación terciaria y el número de mujeres trabajadoras en total.

El progreso de Europa en la eliminación de la brecha de género señala variaciones: los países de Europa Septentrional y de Europa Occidental presentan una gran diferencia con los de Europa Meridional y Europa Oriental. España ocupa el 30º lugar, habiendo cerrado el 72% de su brecha de género, Francia el 45º (brecha cerrada en el 70%), en tanto que Italia se clasifica 71º.

Filipinas ocupa el lugar más alto en Asia, principalmente debido a sus éxitos en materia de salud, educación y participación económica. China se mantiene en la misma posición que el año pasado. India continúa siendo el país de más baja clasificación entre las economías BRICS, incluso después de subir cuatro lugares. Japón (105º) pierde cuatro posiciones a pesar de algunas mejoras en la puntuación del subíndice de participación y oportunidades económicas. La República de Corea (111º) está después de Japón en la región.

La región de Oriente Medio y África del Norte es la única que no ha mejorado su situación general en 2013. El país árabe que ocupa la posición más alta de la región es Emiratos Árabes Unidos (109º), que ha logrado paridad en materia de educación. Sin embargo, la mayoría de los países de la región, entre ellos Bahrein (112º), Qatar (115º) y otros, continúan sin haber aprovechado adecuadamente las inversiones en educación, que no se han traducido en una mayor contribución económica y política por parte de las mujeres.

Varios países de África presentan una situación relativamente buena en el informe de este año, con Lesotho (16º), Sudáfrica (17º), Burundi (22º) y Mozambique (26º) entre los 30 de más alta clasificación. Esto se debe en gran medida a una mayor porcentaje de mujeres en la población activa. Gracias a esta actividad económica, las mujeres tienen mayor acceso a ingresos y a toma de decisiones económicas, aunque con frecuencia su participación se limita a sectores de la economía de bajo nivel de especialización y de remuneración.

El índice destaca cuatro grupos amplios emergentes. El primero comprende los países que han realizado inversiones en la salud y educación de las mujeres y que ahora están viendo un rendimiento en términos de participación económica y política. En el segundo grupo están los países que realizan inversiones en estas esferas, pero que no aprovechan todavía su fondo adicional de talento debido a las barreras sociales e institucionales que continúan existiendo. En el tercer grupo figuran los países donde las grandes brechas en materia de educación y salud impiden a las mujeres lograr su pleno potencial, a pesar de desempeñar un papel importante en el mercado laboral, con frecuencia en sectores de bajo nivel de especialización. El último grupo comprende países con brechas significativas en los sectores de la educación, economía y política.

“Es necesario que los países comiencen a pensar en el capital humano de una manera muy diferente, incluso el modo en que incorporan a las mujeres en funciones de liderazgo. Este cambio de mentalidad y de práctica no es una meta futura, sino una necesidad actual”, dijo Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial.

“Tanto dentro de países como entre países hay dos vías claras a seguir para avanzar hacia la igualdad económica de género, en las que la educación hace las veces de acelerador. En el caso de los países que proporcionan esta inversión básica, la incorporación de las mujeres en el mercado laboral es la próxima frontera de cambio. Y en el de aquéllos que no han realizado inversiones en la educación de las mujeres, eliminar este obstáculo es esencial para la vida de las mujeres y para el vigor de las economías”, dijo Saadia Zahidi, co-autor del informe y Jefa del Programa de Mujeres Líderes y Paridad de Género.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies