Manifiesto 8 Marzo 2013

 MANIFIESTO POR EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

8 DE  MARZO DE 2013

Han pasado 130 años desde que el 8 de marzo de 1904, 129 mujeres encerradas para mejorar sus condiciones laborales, murieron carbonizadas en un incendio en la fábrica donde trabajaban.

Desde entonces es mucho lo que se ha conseguido pero no lo suficiente y, por ello, una vez más, alzamos nuestras voces para denunciar injusticias y reclamar nuestros derechos, que en definitiva, son derechos de toda la sociedad.

Lo que reclamamos es una justa y digna aspiración a la que el conjunto de la sociedad debe sumarse, especialmente los hombres, porque sin su colaboración no lo lograremos.

Hemos dado grandes pasos.

- La Declaración Universal de los Derechos Humanos defiende la igualdad entre hombres y mujeres.

- La Constitución Española la garantiza y protege en nuestra nación.

Hemos avanzado en legislación, tanto a nivel nacional, como en el ámbito de la Unión Europea, pero debemos avanzar en realidades.

Con la norma se garantizan nuestros derechos, pero por desgracia, el principio de igualdad protegido por la ley, la calle y la realidad nos lo niega.

 A día de hoy, persisten múltiples discriminaciones, directas o indirectas. Discriminaciones frente a las que la sociedad tiene la obligación y el compromiso de actuar.

Actuar porque todavía el paro femenino es del 26,85%, más alto que el masculino, que es del 25,58%

Actuar porque todavía la brecha salarial es del 22,55% con respecto a los hombres, cuando las mujeres tienen hijos.

Actuar porque todavía las mujeres sólo ocupan el 10% de los altos cargos de las empresas.

Actuar porque todavía la tasa de empleo femenino, cuando se tiene hijos disminuye y sin embargo aumenta en el caso de los hombres.

Actuar porque todavía siguen siendo abrumadoramente las mujeres (96,8%), las que se piden una excedencia para atender a los niños y mayores.

Ante estas situaciones, la respuesta de la sociedad debe ser:

- Realista y no demagógica.

- Firme en las medidas a desarrollar.

- Eficaz que no efectista.

La respuesta de la sociedad debe buscar la integración y no la división.

La respuesta de la sociedad debe ser reivindicativa y no publicista.

La respuesta de la sociedad debe ir hacia la igualdad y no la paridad.

La respuesta de la sociedad deben darla hombres y mujeres, porque la igualdad no es un problema de mujeres, sino que es un grave problema de toda la sociedad.

Ya hemos aprendido de los errores del pasado. La igualdad no debe suponer un departamento estanco en los gobiernos ni en las administraciones públicas, sino que por el contrario, tiene que estar presente en todos los ministerios, en todas las administraciones públicas y, lo que es más importante en todas las medidas que se pongan en marcha desde ellos.

Por ello desde MUJERES EN IGUALDAD defendemos que la política de igualdad, entre mujeres y hombres, es esencial en un Estado. Es una cuestión de Justicia y de Derechos Fundamentales. Y debe ser un eje transversal que preocupe y ocupe a todos.

Del mismo modo, la igualdad es una cuestión económica.

Ante la crisis que estamos viviendo, avanzar en la igualdad efectiva de oportunidades entre hombres y mujeres es una ventaja competitiva más que un obstáculo.

Una sociedad será más productiva si incorpora al 50% de la sociedad, las mujeres, con todo su potencial intelectual, creativo y su talento.

Una mujer en paro es un error que la sociedad actual no se puede permitir.

Si queremos salir de la crisis es imprescindible facilitar el equilibrio en el ejercicio de responsabilidades de mujeres y hombres en las esferas públicas y privadas para que cada persona pueda elegir libremente su proyecto vital.

En el mes de enero del 2013 más de 500.000 mujeres en España han firmado un contrato de trabajo. Pues son ellas el impulso que nos hace seguir buscando motivos por los que luchar.

Si ellas lo han conseguido también podrán hacerlo las que ahora no tiene un empleo o son ya paradas de larga duración.

Motivos son las mujeres que forman parte de esa estadística que afirma que una de cada tres empresas creadas en España en el último año, lo ha hecho una mujer.

Motivos son ese 53% de aprobados en las oposiciones que son mujeres.

Motivos son el 54% de matriculados en estudios superiores en España que son mujeres.

Motivos es el hecho de que el 26% de los jefes en las empresas ofrecieron ayuda y facilidades laborales a las mujeres en el momento que supieron que estaba embarazada.

Motivos es el hecho de que el 54% de las parejas cuiden a sus hijos de manera conjunta.

Motivos son las 97.413 mujeres que viviendo una situación de violencia de género en el2012 se atrevieron a denunciar, a romper con el círculo del miedo y a emprender una nueva vida.

Estos datos positivos, estas nuevas realidades son nuestros motivos para seguir luchando por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Todas ellas demuestran que las cosas se pueden cambiar, que se puede terminar con las injusticias y que estamos en el buen camino, desde el compromiso de los gobiernos y manteniendo nuestra confianza en la persona.

Por todo ello:

Convocamos a toda la sociedad a que apueste por la igualdad de oportunidades que ofrece más oportunidades a quien más lo necesita.

Instamos al Gobierno a que siga trabajando por conseguir igualdad en el acceso al empleo, un sueldo  digno e igual al del hombre.

Emplazamos a toda la sociedad a educar a los niños en igualdad. Es la mejor medida, la más eficaz, la mejor inversión para terminar con la desigualdad en el futuro.

Invitamos a toda la sociedad española a que no olvidemos a eses millones de mujeres que viven en otros lugares del mundo, en donde no se respeta, ni tan siquiera su derecho a la vida.

Reivindicamos que cuando hablemos de violencia de género, algún caso concreto y puntual no rompa con la unidad de acción de toda la sociedad contra esta terrible lacra. Porque sólo desde la unidad podemos concienciar con firmeza.

El día de la Mujer es el momento de la unidad, de la reivindicación que nace de la aportación,  de la voluntad de construir y no de destruir.

No hay excusas. No cabe la resignación y sólo tiene cabida la superación. 

Por ello te pedimos una vez más, un nuevo 8 de marzo que renovemos nuestra confianza en el ser humano y en nuestra capacidad para luchar para conseguir más avances y hacer de España una sociedad más justa, más libre y en igualdad. 

Bookmark and Share

Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Arriba Opinión Enviar a un amigo Volver Atrás