Las mujeres y el envejecimiento de la población activa: consecuencias para la seguridad y la salud en el trabajo

 

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo ha analizado una serie de cuestiones relacionadas con el género y la edad, especialmente relevantes para las mujeres mayores, en el contexto de la seguridad y la salud en el trabajo y el trabajo sostenible.


¿Por qué es pertinente abordar el género en la gestión de la seguridad y la salud en el trabajo y el trabajo sostenible relacionados con la edad?

La población activa de la Unión Europea está envejeciendo, por lo que resulta crucial adoptar estrategias sobre la seguridad y la salud en el trabajo relacionadas con la edad. No obstante, mujeres y hombres se enfrentan a problemas diferentes en relación con la edad y afrontan de distinta manera las cuestiones que a lo largo de su vida laboral influyen en el lugar de trabajo.


Diferencias relacionadas con la edad entre hombres y mujeres ligadas al lugar de trabajo
El envejecimiento está asociado a una serie de cambios en la capacidad física y la salud. Estos cambios pueden estar influidos por factores relacionados con el sexo (es decir, biológicos) y con el género (es decir, construidos socialmente).


Diferencias entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo relacionadas con el sexo

El cambio más evidente relacionado con la edad es la menopausia. No obstante, hay muchos otros cambios que ocurren con la edad que pueden influir en la capacidad de trabajo y que afectan más frecuentemente a las mujeres que a los hombres, por ejemplo, la osteoporosis, la osteoartritis y el cáncer de mama


Diferencias entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo relacionadas con el género
En la población activa existe segregación vertical y horizontal por género y, en consecuencia, las mujeres en general y las de más edad en particular, están expuestas a riesgos diferentes de aquellos a los que se enfrentan sus compañeros de trabajo.

La segregación vertical procede de la falta de oportunidades en la promoción y movilidad profesional, lo que conduce a una concentración de mujeres en los niveles inferiores de la jerarquía laboral. Esto puede derivar en una exposición más prolongada a ciertos peligros del lugar de trabajo, como las tareas repetitivas o el trabajo que requiere posturas forzadas.

La segregación horizontal se plantea porque hombres y mujeres tienden a trabajar en sectores económicos distintos. Por ejemplo, las mujeres de más edad, en particular, están sobrerrepresentadas en los sectores de la sanidad y el trabajo social, la educación y otros servicios. Es importante no subestimar las exigencias físicas y emocionales de los trabajos que suelen desempeñar las mujeres: trabajo manual, tareas muy repetitivas y pautadas, trabajo por turnos, riesgo de violencia y acoso, estrés, etc. Todas estas cuestiones influyen en la duración de la vida laboral y en su calidad, en muchos de los sectores en los que trabajan las mujeres.


Abordar las diferencias entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo relacionadas con la edad
Las estrategias deben tener en cuenta las cuestiones relativas tanto a la edad como al género. Tales estrategias deben abordar los sectores y los trabajos en los que predominan las mujeres, como la asistencia sanitaria, la educación, la limpieza y el sector minorista, y también los sectores dominados por los hombres, como la construcción.


Estrés y trastornos musculoesqueléticos

Muchos trabajos desempeñados por mujeres son exigentes desde el punto de vista emocional u obligan a permanecer sentadas o de pie durante períodos prolongados. Por consiguiente, el estrés y  los trastornos musculoesqueléticos pueden tener una importante repercusión en la sostenibilidad del trabajo desarrollado por mujeres. 


Rehabilitación
Si no se le reconoce a una mujer que su enfermedad está relacionada con el trabajo, esto puede constituir un obstáculo para que acceda a servicios de rehabilitación. Además, las mujeres con responsabilidades de cuidados a otros familiares a menudo no pueden acceder a estos servicios. Como ejemplo señala el caso de Anact, una empresa francesa especializada en seguros contra lesiones laborales. Anact difundió una guía para la rehabilitación de las trabajadoras después de someterse a un tratamiento contra el cáncer de mama.


Cuidados a familiares
El número de trabajadores de ambos sexos que cuidan de familiares enfermos,con discapacidad o personas ancianas no deja de aumentar, aunque en su mayoría se trata de mujeres de más de 50 años. No obstante, las estrategias destinadas a promover la conciliación entre vida laboral y los cuidados a otras personas se centran en mujeres jóvenes con necesidades de atención a menores.

La agencia europea aboga por políticas y prácticas apropiadas en materia de conciliación y corresponsabilidad para fomentar el trabajo sostenible. Por ejemplo, programas de trabajo flexible y políticas relativas al trabajo a tiempo parcial para evitar que los cuidadores de más edad tengan que abandonar la vida laboral. Además, señala que es esencial "aumentar los recursos para la prestación de cuidados a ancianos y personas con discapacitad, así como los servicios para fomentar la vida independiente como parte de una estrategia integrada". 

 

La edad y el género deben tenerse en cuenta en la evaluación de riesgos y en el desarrollo de estrategias

Las estrategias deben fomentar la diversidad por medio de la prevención de riesgos y deben abordar los riesgos en su origen. 

En el Reino Unido, el sistema nacional de salud desarrolló una estrategia integrada a través de un grupo para el retraso de la edad de jubilación (Working Longer Group) para abordar la repercusión que tiene la prolongación de la vida laboral en una mano de obra dominada por las mujeres. Por ejemplo, entre las enfermeras (dos terceras partes superan los 40 años). 

 

EU-OSHA is the European Union information agency for occupational safety and health. 

 

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: prensa@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.