Las diferencias entre sexos en educación, salud y protección aumentan con la edad

SEGÚN UN INFORME UNICEF
EUROPAPRESS.ES-14/09/2011

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha señalado en su último informe que las disparidades entre sexos en aspectos como la educación, salud y protección en los países desarrollados son menos acusadas que nunca durante los primeros años, llegándose en algunos casos a la paridad, pero que las diferencias se hacen significativas con la edad, especialmente en los primeros años de la adolescencia y la edad adulta, favoreciendo estos desniveles a los hombres generalmente.

"Mientras que hay poca diferencia entre niños y niñas en los primeros años de la juventud en lo que respecta a nutrición, sanidad, educación y otros indicadores básicos, las diferencias por género son más pronunciadas durante la adolescencia y los primeros años de la edad adulta", ha dicho la subdirectora ejecutiva de UNICEF, Geeta Rao Gupta.

"Por ejemplo, los huecos en conocimiento entre las chicas y los chicos jóvenes sobre el VIH y el sida son trágicos, siendo mujeres dos de cada tres jóvenes --de una población estimada de cinco millones-- con sida en África y otras regiones en desarrollo durante el año 2009", ha agregado.

El informe de UNICEF, con el título 'Niños y niños en el ciclo de la vida', refleja que los niños son tratados igualmente en cuanto al registro independientemente de su sexo. Asimismo, las tasas de amamantamiento en los primeros seis meses de vida son similares para ambos sexos en los países estudiados, y la retirada de esta forma de alimentación antes de los cinco años es igualmente similar independientemente del género.

También las tasas de intervenciones por malaria y de tratamiento de neumonía y enfermedades diarreicas son prácticamente equivalentes antes de los cinco años de edad. En la mayoría de los países con datos disponibles, las proporciones de niños y niñas que acuden a los cursos de preescolar son parecidas.

Sin embargo, las desigualdades de género en acceso a la educación, salud y protección son significativamente mayores cuando los niños se acercan a la adolescencia. Mientras que la paridad en la educación primaria es común alrededor del mundo, no se puede decir lo mismo en el nivel secundario, aunque depende de la región. En este caso, pocas niñas van a la escuela secundaria en el sur de Asia, mientras que se da justo lo contrario en América Latina y Caribe.

Asimismo, es más probable que las niñas se casen antes de los 18 años de edad que en el caso de los niños, dato que se repite en el caso de las relaciones sexuales, en las que ellas son iniciadas con anterioridad.

En África subsahariana, las niñas aceptan y justifican las palizas del marido en determinadas circunstancias. Las mujeres jóvenes suelen presentar tasas de alfabetización menores y también ven menos la televisión, escuchan menos la radio y leen menos los periódicos o las revistas.

"Cerrar los huecos de género en todas las etapas de la juventud y eliminar la discriminación de género --tanto contra niñas como contra niños-- es fundamental para un progreso inclusivo y sostenido para los países de todo el mundo", ha señalado Gupta.

"En adición a lo perjudicial y a veces trágico de los efectos de estas desigualdades en los propios niños, las diferencias persistentes que se observan en los datos durante la adolescencia son importantes barreras en los esfuerzos de muchos países para luchar contra la pobreza y satisfacer sus aspiraciones de desarrollo", ha apostillado Gupta durante la presentación del informe en Nueva York.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies