España se suma a la movilización contra el racismo y la xenofobia

El INJUVE impulsa la campaña online No Hate. Hay más de 30.000 webs que promueven el odio en Europa
11 de junio de 2014

El Ayuntamiento de Madrid organizó el pasado 10 de junio una jornada en la que se analizó el racismo y la xenofobia en las redes sociales, REDES SIN ODIO. No en vano, el Consejo de Europa y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ya han manifestado su preocupación por el aumento de los movimientos extremistas.

Mujeres en Igualdad, asistente a esta jornada, se suma a la campaña europea contra la intolerancia en Internet (Campaña No Hate Speech On Line) y apoya a todas las personas y grupos víctimas del discurso de odio en la Red.  Pero, ¿qué es el discurso de odio? El Consejo de Europa lo ha definido como "cualquier forma de expresión que propague, incite, promueva o justifique el odio racial, la xenofobia, el antisemitismo u otras formas de odio basadas en la intolerancia". Esto es lo que opinan los expertos:

Silvia Barrera, Inspectora Jefa del Grupo de Redes abiertas en la UIT (Unidad de Investigación Tecnológica del Cuerpo Nacional de Policía).

Señaló que "lo más común es que los usuarios de Internet aprovechen las facilidades, el anonimato y la difusión masiva de ideas que otorga la Red y las redes sociales para publicar contenidos de naturaleza violenta, discriminatoria y vejatoria". Desde su departamento hacen un seguimiento de los contenidos públicos y analizan las nuevas tendencias delictivas.

Barrera reconoció que no es sencillo perseguir a los autores de estos perfiles sociales porque a veces se encuentran en "países en los que este tipo de comportamientos no es delictivo" o buscan servidores alojados en Estados Unidos. "Al final quienes deciden lo que está publicado son Twitter, Facebook… los proveedores", añadió la inspectora. Un caso distinto es el de Tuenti, española, que "colabora muy bien con la Policía", o YouTube, que retira los vídeos "muy pronto".

Además, no hay que olvidar que también se enfrentan al derecho a la libertad de expresión. De hecho, entre el 90 y 95% de las denuncias son sobreseídas. Barrera insistió en que la Policía "no puede censurar" y que es un juez quien ordena que se retire un determinado comentario.

No obstante, la inspectora apeló a la colaboración ciudadana porque ellos solos no pueden monitorizar toda la web. "Vuestros ojos son nuestros ojos", afirmó.  Toda la información que les llega es analizada. Barrera planteó varias cuestiones prácticas como esta:

  • ¿Qué hacer en caso de suplantación? Creación de un perfil con datos personales de la persona suplantada.
  • Supone una vulneración del derecho a la propia imagen: infracción del artículo 401 del Código Penal. Los procedimientos judiciales que se inician por este motivo son sobreseídos (archivados) en el 90% de los casos ya que la poca trascendencia penal de este delito, en muchos casos, no justifica la adopción de medidas restrictivas contra los derechos fundamentales que permitan conocer la identidad del autor. "Sólo prospera el proceso penal si la usurpación de identidad se produce para la comisión de otros delitos, como  fraudes, etc".

José Muñoz Ripoll, adjunto al Director general del Instituto de la Juventud (INJUVE), y Teresa García Fernández-Quintanilla, editora de contenidos web del INJUVE.

La campaña europea contra la intolerancia en Internet (No Hate Speech On Line) ha sido impulsada en España por este organismo. "Buscamos movilizar sobre todo a los jóvenes para que se movilicen contra cualquier manifestación de intolerancia", afirmó Muñoz.

En la web que han desarrollado en nuestro país: http://www.nohate.es/ se incluyen buenas prácticas, noticias, cursos de formación para informadores juveniles y todo tipo de iniciativas contra la intolerancia. También disponen de perfiles en Facebook y Twitter. Proponen adoptar iniciativas como la de Logan Smith, un chico de 25 años de Carolina del Sur. Logan creó la cuenta de Twitter @YesYouAreRacist y se dedicó a buscar en Twitter mensajes que comenzaran por "No soy racista pero...". Después retuiteaba los tweets racistas y les contestaba diciendo: "Yes, you're racist".

Los jóvenes deben ser conscientes, insisten desde el INJUVE, de que pueden ser tanto víctimas como agresores, sin ser conscientes de ello.

Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia.

En Europa, subrayó, "es un hecho el aumento de la xenofobia, del rechazo  a la diversidad de confesiones religiosas, en especial al islam, al antisemitismo y, en general,  de la intolerancia en todos los ámbitos". No obstante, en España se registran menos agresiones por estas causas que en países como Grecia, Alemania, Hungría o la vecina Francia.

A su juicio, "la difusión de mensajes de intolerancia ha de ser interpretada como una propaganda que precede a la acción criminal". Noruega es un ejemplo extremo de esa violencia  por el atentado terrorista de Oslo de 22 de julio de 2011, donde Breivick eligió como objetivo a jóvenes políticos noruegos del Partido Laborista por su trabajo de combatir la xenofobia y el racismo.

Más en concreto, la actividad neonazi en Internet busca conectar con los más jóvenes y para ello se centra en las redes sociales.  Según Ibarra, la red 2.0 se ha convertido en un refugio de la intolerancia extremista, desde el terrorismo yihadista hasta la violencia neonazi.

Según el último estudio anual de la Fundación Simon Wiesenthal, se  estima que unas 30.000 webs promueven el odio en Europa y en España, el  Informe RAXEN de Movimiento contra la Intolerancia afirma que  hay más de 1.500 y otras tantas en redes sociales, con especial incidencia en el mundo hispanohablante. Ante esta situación, el presidente de Movimiento contra la Intolerancia insta a la movilización y a la denuncia de dichas webs. Una de las redes más activas en Europa de denuncia es INACH. Sin embargo, las respectivas legislaciones nacionales condicionan el alcance de sus acciones.

En muchas ocasiones, los foros, videos o web 2.0 y páginas neonazis están albergados en servidores en el extranjero y esto impone la necesidad de buscar soluciones transnacionales encaminadas a la lucha contra el odio.En España también han surgido diversas iniciativas de respuesta. Un ejemplo es la página de Facebook "Yo también denuncio las páginas racistas, intolerantes y discriminatorias".

La asociación cuenta además con una Oficina de Denuncias en Internet (denunciamci@gmail.com),  asistida por un letrado de Movimiento contra la Intolerancia.

La investigación del Movimiento contra la Intolerancia calcula la existencia de más de 4.000 agresiones al año. Sin embargo esta estimación puede ser bastante inferior a la realidad (solo se denuncia el 4%, según diversas investigaciones).  Ibarra finalizó su exposición con un mensaje muy claro: "Lo que es ilegal fuera de la red, también lo es en Internet".

 

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies