Condenados siete jóvenes en Arabia a 99 latigazos y largas penas de cárcel por asistir a una fiesta mixta con alcohol

El castigo corporal lo recibirán frente al edificio de la universidad de mujeres de Taif
ABC.ES-09/01/2014-RAFAEL P. UNQUILES

En Arabia Saudí organizar pequeñas fiestas se paga caro. Además de con penas de prisión incluso con brutales castigos corporales. Es lo que ordena la Ley Sharia (islámica). Siete jóvenes lo han sufrido en sus propias carnes tras ser condenados por un tribunal a largos meses de cárcel y a 99 latigazos cada uno. Su grave delito: organizar un encuentro mixto casero en el que se podía beber alcohol.

La Policía sorprendió a los jóvenes cuando celebraban la fiesta en una vivienda de la ciudad de Taif, situada en la provincia de La Meca, al suroeste del país. En total detuvo a siete hombres y a 15 mujeres, todos ellos universitarios.

El tribunal actuó con suma celeridad: el pasado martes, la misma jornada en la que se produjo la detención, condenó a los dos organizadores del guateque a permanecer 20 meses en prisión y a recibir los 99 latigazos frente al edificio de la universidad de mujeres de Taif, según ha informado el diario local en árabe Sabq.
 
Sólo unas horas después se conoció la pena para los otros cinco jóvenes presentes en la fiesta, quienes tendrán que pasar ocho meses en la cárcel y someterse a idéntico número de latigazos. Hasta ahora no ha trascendido el castigo impuesto a las estudiantes, pero en otras ocasiones las autoridades saudíes deciden entregarlas a sus familias.
 
En la imagen que facilita el diario Sabq para ilustrar la información aparece el salón de la vivienda donde se celebró la fiesta. Exclusivamente se puede apreciar un sofá junto a un par de mesitas con bolsas que podrían ser de patatas o productos similares y algunos vasos de plástico por el suelo, nada que en Occidente pudiera implicar algo que fuera más allá de una alegre velada en un piso de estudiantes.

Latigazos por consumo de alcohol
 
Las duras condenas que han recibido los universitarios son la consecuencia directa de la estricta aplicación de la Ley Shariaque rige en Arabia, que castiga con latigazos la venta y el consumo de alcohol. La decapitación con la espada queda reservada para los condenados por asesinato, violación, sodomía, tráfico de drogas o para quienes insultan el Corán, libro sagrado del Islam.
 
Las noticias que han aparecido en las últimas semanas sobre la campaña emprendida en Arabia contra la organización de fiestas van a más. De hecho, una de las que mayor impacto ha causado en la región del Golfo ha sido la seria advertencia lanzada hace tan sólo unos días por la Policía religiosa a la población con el objetivo de impedir las celebraciones de Fin de Año y Año Nuevo.
 
La Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención de Vicios (Haia) basó su aviso en un edicto religioso emitido por el Consejo de Altos Eruditos Islámicos que prohíbe este tipo de fiestas. Los operativos puestos en marcha por los funcionarios de Haia incluyeron hasta inspecciones en los mercados turísticos de todo el Reino para evitar la venta de rosas rojas y otros símbolos usados para recibir el nuevo año.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies