Violación y acoso como armas políticas

Aumentan las agresiones de grupos organizados a las mujeres egipcias
LAVOZDEGALICIA.ES-12/02/13-LAURA FERNANDEZ-PALOMO

La turba de hombres abalanzados sobre una mujer, por la que recorren decenas de manos que la hurgan y desnudan, quedó grabada. El resto de incidentes, como el de la joven de 19 años, que fue violada y agredida en los genitales con un objeto punzante, trascendió entre las decenas de denuncias recibidas por los grupos de voluntarios que, a falta de reacción institucional, se han organizado en Egipto para impedir el acoso y los asaltos sexuales que se propagan en la plaza Tahrir.

La grabación sirvió para que la violación se difundiese, pero lo cierto es que las egipcias llevan dos años siendo acosadas, agredidas y violadas en las manifestaciones con aparente impunidad. Durante los últimos meses, los incidentes han aumentado en número y en agresividad. El acoso sexual es una lacra en Egipto. Hasta el 83 % declararon, en un informe del Centro Egipcio por los Derechos de la Mujer del año 2008, haberse sentido agredidas sexualmente en la calle; pero lo que ocurre estos días son ataques, ejecutados por grupos organizados, de entre 30 y 100 hombres, en algunos casos armados, según los activistas. La respuesta gubernamental ha sido nula y no se han producidos detenciones.

Enzy Ghozlan, portavoz de la Operación Anti Acoso Sexual, cree que tiene un sentido político y que persigue «la exclusión de la mujer de los espacios públicos», aunque reconoce que no sabe «quién está detrás». La disuasión a la participación de la mujer, en un país estructuralmente patriarcal, comenzó desde el principio. Aquel primer día de la revolución en el 2011 fueron emplazadas a quedarse en casa. «El que diga que no deberíamos ir a las protestas porque nos harán daño que muestre un poco de honor y me acompañe el 25 de enero», clamó la joven activista Asmaa Mahfouz, con un mensaje que encendió las redes sociales. Miles de mujeres salieron a la calle y se pusieron al frente de la revolución augurando el comienzo de una nueva era de libertad.

Pero el ascenso al poder de los Hermanos Musulmanes, que no se han mostrado proclives al desarrollo de sus derechos y que no permiten una candidatura femenina en sus listas presidenciales, estancó las esperanzas de cambio de la mujer egipcia. Han quedado fuera de las reivindicaciones políticas, con escasa representación parlamentaria y ninguna de sus peticiones escuchadas en la Asamblea Constituyente. La Constitución fue aprobada sin el apoyo de la oposición, liberal y de izquierdas, más abiertos a la inclusión de la mujer en la vida pública.

El 2012 ha sido un año especialmente desalentador para la mujer árabe que reivindicó un papel activo en las nuevas democracias, pero que ha quedado excluida de los procesos de transición por las sociedades conservadores y los gobiernos islamistas. Pese a ello, no decaen sus reivindicaciones en las calles. Las manifestaciones que estos días se convocan en Egipto no son solo una pelea contra el acoso sexual sino una lucha por mantener el espacio público que consiguieron al inicio de la primavera árabe.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies