Seis de cada diez mujeres maltratadas no se atreven a declarar en el juicio

La presión del supuesto agresor o la familia hace que mantengan silencio, por lo que el IAM va a pedir que se modifique el Código de Enjuiciamiento Criminal
ELDIADECORDOBA.ES-28/09/2011-ANABEL CALERO

Por miedo, por la presión de ver delante a su supuesto agresor o por las ganas de acabar con un proceso traumático, lo cierto es que seis de cada diez mujeres que denuncia sufrir malos tratos acaba derrumbándose en el juicio y opta por no declarar. Ésta es la primera conclusión que se extrae del estudio sobre violencia de género El silencio de las víctimas: un análisis jurídico y social, elaborado entre la Universidad de Córdoba y el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), a partir de un análisis de 500 sentencias emitidas durante 2010 y 2011. Esto contribuye a que más de la mitad de las sentencias que se dicten terminen siendo absolutorios, pero no se debe ni mucho menos a que la denuncia presentada en su momento sea falsa, quedando en entredicho la víctima.

La abogada del Observatorio de la Violencia de Género, Aurora Genovés, aseguró que uno de los principales motivos por el que la mujer no declara es que en el momento del juicio el juez recuerda a la víctima que puede acogerse a su derecho de no declarar debido a los lazos sentimentales que le unen al supuesto denunciante, tal y como se establece en el artículo 416 del código de enjuiciamiento. En ese momento, muchas mujeres no soportan la presión y prefieren mantenerse en silencio. En estos casos, además, la víctima suele ser el único testigo del delito, por lo que en ese momento la denuncia pierde su valor y no se celebra el juicio. Es por esto que el IAM va a elevar a la administración una propuesta para modificar ese artículo del código en el que se tenga en cuenta el papel de testigo de la denunciante y evitar también que se pueda acoger a su derecho a no declarar contra el que es o ha sido su pareja. Así lo apuntó la directora del IAM, Soledad Pérez, quien también reconoció que esta modificación "no será la panacea" y lamentó que se descarten o no se tengan en cuenta pruebas o indicios, como informes del forense o declaraciones de testigos, una vez que la víctima decide no mantener la acusación. El IAM también ha decidido incorporar a sus próximas campañas de concienciación sobre el maltrato la idea de que continúen hasta el final y el Instituto ofrecerá acompañamiento a la víctima hasta que concluya el proceso judicial. El objetivo es estar con las mujeres "hasta el final", sobre todo en el momento del juicio, porque es en el que se decide todo y puede que no se sientan protegidas. "Haremos más hincapié en el acompañamiento y no sólo en que denuncien, sino que mantengan la acusación", aseguró Pérez.

En el estudio también se pone de manifiesto que más de la mitad de los juicios que se celebran por violencia de género acaban con absoluciones, la mayoría se debe, como ya se ha explicado, a que la víctima no declara, pero hay un 34% de sentencias que exculpan al supuesto agresor porque, a pesar de la mujer expone su testimonio, el juez considera que no hay suficientes pruebas para la condena. También hay un 4% de sentencias en las que no consta la decisión final del juez, según apuntó Aurora Genovés.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies