"Queremos que ellos vean con los ojos de las agredidas"

ELCORREO.COM-28/03/2011-M.B.

Piedad Bezares, Psicóloga de los Servicios Sociales Penitenciarios

La psicóloga comienza ahora su labor en el programa abierto tras una experiencia de cinco años en centros penitenciarios

«Todo comportamiento es aprendido, por lo que resulta susceptible de ser modificado»

Tras la sentencia del juez y su decisión de sustituir la pena de cárcel por terapia, el maltratador acude a los Servicios Sociales Penitenciarios para mantener una primera entrevista antes de iniciar el programa. Piedad Bezares será su interlocutora y quien dirigirá sus pasos hacia la reeducación.
 
-¿Cuáles son esos primeros pasos previos al tratamiento?
-Cuando el proceso judicial se ha iniciado y el penado tiene el testimonio de sentencia llega a nosotros y mantiene una primera entrevista con los funcionarios de seguimiento, con las trabajadoras sociales y conmigo. Elaboramos un expediente y abrimos el protocolo con una propuesta de intervención. Una vez que el juez da su visto bueno, ya podemos comenzar.
 
-Su condición de penados hace necesaria una vigilancia, ¿no?
-Por supuesto. A lo largo del proceso se mantiene una coordinación constante con los Servicios Judiciales, con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y con la Unidad de Coordinación contra la Violencia de Género, para vigilar la observancia de la orden de alejamiento y los demás requisitos impuestos. El juez también está informado de las evaluaciones periódicas.
 
-¿Cuál es el punto de partida?
-Los psicólogos que trabajamos en este ámbito partimos de la convicción de que el comportamiento violento es reversible y tratamos de modificar aquellos factores que influyen en la motivación del sujeto para dañar a la pareja.
 
-¿Cuáles son?
-Existen unas variables estáticas, inmodificables, como la edad, haber sido objeto de maltrato o la pertenencia a una familia desestructurada. Cuando establecemos los grupos tenemos en cuenta la coincidencia de los penados en estos aspectos.
 
-Pero hay otras modificables...
-Son las realmente interesantes. Todo comportamiento es aprendido, lo que lo hace susceptible de ser cambiado.
-La asistencia es obligada. ¿Cómo se logra la motivación de agresor en este caso?
-Ellos tienen dificultades para identificar emociones, así que intentamos abrirles los ojos hacia las de la persona que ha sido agredida y, a partir de ahí, que sean conscientes del daño que han causado y se responsabilicen de él. Las primeras sesiones son fundamentales para que perciban los beneficios del tratamiento y se adhieran a él. Y se consigue.
Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies