Presentación oficial de Mujeres en Igualdad Mijas

 

 

20/02/2015

Trinidad Bornao es la presidenta de la asociación en Mijas y experta en igualdad de oportunidades.

En esta entrevista concedida a Mijas Comunicación confiesa que dedica su vida a luchar por la igualdad "por convicción personal". Educa a su propio hijo, de cuatro años, en un ambiente de corresponsabilidad. Trinidad es abogada y, además, pertenece al turno de oficio de violencia de género.

Tras muchos años formándose en la materia, preside Mujeres en Igualdad de Mijas que, aunque arrancó hace un año, se presenta oficialmente el 20 de febrero "con infinitas ideas para luchar por una sociedad justa, para ellas y ellos".

Mijas Semanal: ¿Con qué objetivo nace vuestra asociación?
Trinidad Bornao: El colectivo nació hace un año formalmente, pero ahora nos presentamos de forma oficial a la sociedad. Tenemos una perspectiva diferente y nuestro objetivo es lograr la participación de la mujer en todos los ámbitos de la vida, social, cultural... y, sobre todo, laboral. Ofrecemos asesoramiento y apoyo a las víctimas de violencia de género y trabajamos también mucho para integrar a las mujeres inmigrantes. Nuestro ámbito es local pero pertenecemos a la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad, con más de 20 años de trayectoria y sedes por todo el país.

La asociación pertenece a la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad, con más de 20 años de trayectoria M.S.: ¿Los hombres también tienen cabida en vuestro colectivo?
T.B.: Por supuesto. Queremos que los hombres participen en nuestras actividades. Al ser una asociación de mujeres no se pueden asociar, pero hemos creado la figura del socio colaborador para implicarles en nuestros objetivos. Si el hombre no participa y no actúa en corresponsabilidad, nunca conseguiremos la igualdad real.

M.S.: ¿Y cree usted que las mujeres están totalmente preparadas para que los hombres asuman el papel que, tradicionalmente, han desempeñado ellas?
T.B.: Todavía tenemos que educar también a las propias mujeres. Tradicionalmente han sido educadas para ser las cuidadoras y llevar el control del hogar. Tienen que aprender a decir que no, a delegar y a dedicarse tiempo. En la asociación trabajamos mucho el empoderamiento de la mujer. A las madres, por ejemplo, les cuesta a veces dejar a los padres que realicen determinadas tareas. No, porque crean que ellos lo hacen mal, sino porque prefieren hacerlo ellas para tenerlo todo controlado. En la pareja, y en la familia, hay que negociarlo todo, compartir... Así las cosas irán mejor.

M.S.: La sociedad ha avanzado mucho en materia de igualdad, pero ¿cree que ahora estamos en un momento de estancamiento?
T.B.: Es cierto que, entre los jóvenes sobre todo, parece que hay un estancamiento. Las chicas piensan que la lucha por la igualdad ya se terminó, pero nada más lejos de la realidad. Hemos avanzado mucho, pero también queda mucho por hacer. Aún hay muchos micromachismos. El hecho de que muchas jóvenes piensen que es normal estar controladas por su pareja, es preocupante.

M.S.: ¿Usted se considera feminista radical?
T.B.: Por supuesto que no. Yo creo en la igualdad. Por propia naturaleza los hombres y las mujeres siempre seremos diferentes, pero en igualdad de condiciones no es justo que ellos reciban más que nosotras. Todavía hay una brecha salarial en España del 23,9 por ciento. Por poner un ejemplo.

M.S.: ¿En qué momento de su vida decidió implicarse en esta lucha?
T.B.: A mí me educaron en una familia muy tradicional y ya a los nueve años me di cuenta que no era lo justo. Fui soltera muchos años y siempre me sentí libre de hacer lo que quisiera. Pero hasta las propias mujeres me criticaban por ello. A veces las mujeres podemos llegar a ser más machistas que los hombres. En fin, que siempre tuve claro que la igualdad es lo más justo para todos.

Foto: Mijas Comunicación M.F.

 

Bookmark and Share

Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Arriba Opinión Enviar a un amigo Volver Atrás