"Mi novio me maltrata pero en el fondo me quiere"

El 30% de las chicas que denuncia violencia de género tiene entre quince y veintinueve años
DEIS.COM-24/06/2012-CONCHA LAGO

La condena de 32 años y diez meses impuesta esta semana a Seidel M. G., el chico que asesinó a Cristina Estébanez -tenía 25 años- en Barakaldo, ha vuelto a poner el foco en la violencia entre los más jóvenes porque las víctimas de violencia de género tienen cada vez menos edad. Tres de cada diez mujeres que denunciaron maltratos en 2011 eran menores de 30 años. Y los datos ya reflejan la pervivencia de actitudes de violencia machista entre los adolescentes que cada vez ponen de manifiesto más blogs y redes sociales. "¡Pórtate bien, sé buena chica!, no te muevas tanto, que llevas faldas, o cuidadito con quién andas", son algunas de las frases recurrentes de algunos novios o parejas que hacen presagiar lo peor. Constituyen, de hecho, los primeros síntomas que evidencian que una relación se está convirtiendo en una cárcel. La violencia disfrazada de amor es casi invisible porque los signos de maltrato durante el noviazgo son desconocidos para la mayoría de las jóvenes, que los confunden con muestras de afecto.

Y es que la experiencia de quienes trabajan con los muchachos evidencia que el maltrato es un fenómeno frecuente en las relaciones juveniles. Uno de los aspectos clave es, por ejemplo, la percepción de las chicas como un objeto propio que controlar, y no es casualidad que el 68% de las agresiones sexuales se cometan contra mujeres menores de 18 años. La directora de Atención a las Víctimas de la Violencia de Género, Mariola Serrano, asegura que "hay que diferenciar entre la violencia manifestada por las mujeres y la violencia deducida, aquella que no identifican como tal y que consiste en gestos, frases coercitivas, feos en público etc... y esto tiene prevalencia entre la gente de menor edad. La mayor parte de violencia entre la gente joven es en ese ámbito del micromachismo y la microviolencia, que luego lleva a desarrollar conductas más graves en el futuro", afirma.

Ianire Estébanez, psicóloga, ha detectado que el problema es que muchas chicas tienen dificultades para identificar el maltrato y que, en muchos casos justifican o normalizan estos procederes. Autora del blog Mi novio me controla... lo normal, trata de llamar la atención sobre cuestiones que muchas consideran normales como que tu pareja te controle los mensajes del móvil, te fiscalice el e-mail del ordenador y lo lea, te aconseje sobre cómo debes vestirte o con quién tienes que salir. "La violencia durante el noviazgo ha sido mucho menos estudiada que la violencia en el matrimonio. Sin embargo, su incidencia puede ser más elevada, aunque sus consecuencias no sean tan graves", señala.

"si en el fondo te quiere" Estébanez se empeña en desmantelar numerosos modelos que perpetúan la violencia. Uno de ellos es el concepto generalizado del amor como entrega total de las mujeres, o la ficción del amor romántico y el príncipe azul. "Son algunas de las cosas que más daño han hecho. Como esa idea que se transmite de Conseguirás que tu lobo se convierta en un cordero. O esa que también dicen muchas chicas de: Mi novio me maltrata, pero en el fondo me quiere".

No hay que olvidar que un 20% de los jóvenes cree que un modelo de tipo duro o de tío agresivo, que entiende las relaciones desde la dominación, hace a los hombres más atractivos. No en vano, en el cine, las series de televisión y en todo tipo de producciones de ficción, uno de los protagonistas masculinos con mayor poder es el violento o el chulo.

Las redes sociales se convierten en un arma de doble filo ya que generan nuevas formas de violencia de género. A través de Facebook o Twitter los agresores controlan toda la vida de sus parejas, con quién se relacionan o con quién salen. Si antes decían no salgas con éste o con el otro, ahora se dan casos de control de mensajes y llamadas en el móvil, saben con quién se relaciona en la red, cuáles son las personas que tiene agregadas como amigos en Facebook, controlan en qué paginas se mete o cuelgan fotos de sus ex parejas exponiendo imágenes degradantes de la persona. "Un insulto, aunque no lleve un puñetazo incluido, hace daño. Que ese insulto sea público y sea visualizado por más de 300 amigos, supone una humillación difícil de superar", dice Estébanez.

Los especialistas tienen claro que el origen de la violencia machista es la desigualdad y los falsos mitos existentes. "Se creía que detrás de la violencia podría estar el abuso de drogas, que se producían agresiones con altos niveles de estrés y eso no es la realidad. No es verdad porque no hay perfiles del agresor. El verdadero origen estructural es la educación y la desigualdad estructural", aclaran.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies