MANIFIESTO POR EL DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

CNMI-24/11/2011

La preocupación por la crítica situación económica y sus consecuencias acapara la mayoría de los titulares de los medios de comunicación, de los discursos políticos, de las conversaciones ciudadanas. Parece que los problemas tan graves como la violencia de género, que en lo que va de año se ha cobrado la vida de más de medios centenar de mujeres e incluso de alguno de sus hijos, queda diluído o pasa a un segundo plano.  

Por tanto, desde MUJERES EN IGUALDAD, le damos la bienvenida más que nunca a este 25 de noviembre que devuelve el protagonismo a un drama que, mal que nos pese, está lejos de resolverse y que demuestra la manifestación extrema de la desigualdad y del sometimiento en el que viven las mujeres en todo el mundo.

 La violencia del hombre contra la mujer ha permanecido oculta en la vida privada de las personas. Y nuestra obligación, es en este día y a lo largo de todo el año, hacerla visible porque no es un asunto privado, sino un delito perseguible de oficio y un problema de interés público.   

El compromiso de MUJERES EN IGUALDAD ante esta lacra social es:

  • firme e inflexible en la lucha contra los maltratadores
  • de apoyo y ayuda total a las víctimas
  • responsable en al conciencia de toda la sociedad

La violencia machista es un horror cotidiano, un mal endémico que no reconoce fronteras ni culturales, ni sociales, ni económicas.  

Las estadísticas oficiales de muertes -el resultado más trágico y cruel de los malos tratos que padecen millones de mujeres- deja sin aliento: Según la Organización Mundial de la Salud, la violencia de género es la primera causa de mortalidad entre las mujeres de 15 a 44 años, por encima de guerras, del cáncer y los accidentes de tráfico, y es que, cada 18 segundos una mujer es maltratada en cualquier lugar del mundo.  

En España desde 1999 han muerto ya a manos de sus parejas o exparejas  818 mujeres. 

En lo que va de año han sido 55 las mujeres asesinadas.

55 agresores han segado una vida, la de su mujer o compañera y han destrozado la vida de sus hijos. 

Cada una de las 55 mujeres asesinadas no sólo es una pérdida irreparable, sino que es una vergüenza imperdonable que recae sobre la conciencia de la sociedad y de los poderes públicos. 

En violencia machista no se suman números, sino personas. Escalofriante. El goteo de muertes y agresiones es constante, y el riesgo es que la sociedad lo asuma como un hecho inevitable y con la ingenua seguridad, a nivel individual, de que de ninguna manera ocurrirá en nuestro entorno más próximo.  

Hace siete años todos los partidos políticos asumieron el compromiso de aprobar, por unanimidad, una Ley Integral contra la Violencia de Género que suponía un marco legal adecuado para luchar contra esta lacra social. Sin embargo, pasados siete años y desde la experiencia que nos da trabajar día a día, en nuestras casas de acogida, con mujeres y menores víctimas de violencia machista, afirmamos desde MUJERES EN IGUALDAD que la Ley no ha cubierto las expectativas generadas desde su aprobación. 

Los hechos demuestran:

  • Que todavía son muchas las mujeres que mueren a manos de sus agresores
  • que todavía son muchos los menores que sufren als consecuencias de la violencia de género
  • que todavía son muchas las disficultades a las que las mujeres víctimas de violencia deben enfrentarse para salir del ciclo de la violencia, romper con el agresor, iniciar al itinerario judicial,solicitar ayudas sociales, laborales o de residencia.

 Por estos motivos desde MUJERES EN IGUALDAD manifestamos: 

1.- La educación, la prevención y los medios de comunicación social son los instrumentos más eficaces para concienciar en la lucha contra la violencia de género. Para ello hay que incidir más en la formación inicial y permanente en materia de igualdad y violencia de género, trabajando codo a codo con los consejos escolares.  

Del mismo modo, debemos fortalecer la implicación de los medios de comunicación tanto en lo relativo a la incorporación del tratamiento de la violencia de género y de los estereotipos machistas en las programaciones televisivas, como también informar y recoger el esfuerzo de las mujeres que están saliendo del maltrato y sus expectativas para un futuro mejor.

2.- La respuesta social e institucional sólo puede ser el apoyo a las víctimas, tanto desde el punto de vista judicial, social y laboral. Desde MUJERES EN IGUALDAD, reivindicamos:

  • asistencia letrada obligatoria previa a la denuncia
  • asistencia psicológica previa a la denuncia
  • mejorar la atención integral, accesible, de calidad y especializada a las víctimas de violencia de género y a sus hijos en todo el territorio
  • implementar las medidas que contempla la Ley de Violencia en los convenios colectivos y fomentar la coordinación entre la patronal, sindicatos y empresas, junto a las administraciones correspondientes para llevar a la víctima la adecuada información sobre sus derechos laborales. 

3.- Una justicia y seguridad eficaz, coordinada y con recursos es la mejor garantía para las víctimas. Para ello, desde MUJERES EN IGUALDAD reivindicamos:

  • asistencia letrada obligatoria durante todo el proceso ya que es particularmente importante contar con asesoramiento jurídico previo a la denuncia y a la orden de protección
  • incrementar el número de juzgados específicos de violencia de género
  • disponer de mecanismos para que la orden de alejamiento se cumpla de forma efectiva y con garantías de seguridad para las víctimas
  • mejorar las unidades especializadas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en especial, las UPAP, a través del aumento de efectivos mejroando la fiormación y los medios materiales. 

4.- Los menores que viven malos tratos en el ámbito familiar son tan víctimas como las mujeres. Ellos son las víctimas invisibles, los grandes olvidados de la Ley. Por ello desde MUJERES EN IGUALDAD, reivindicamos:

  • reformar la Ley Integral contra la Violencia de Género para que los menores que sufran directa o indirectamente este tipo de agresión, sean calificados como víctimas de esta violencia al objeto de priorizar la necesaria atención a los hijos.
  • promover la creación de equipos multidisciplinares especializados para atender de manera específica a los niños y niñas que conviven en un entorno familiar de violencia de género
  • impulsar junto con las comunidad autónomas y ayuntamiento la elaboración de un Protocolo Común de Intervención Interdisciplinar, específicamente destinado a la atención de los niños que sufren la exposición en su ámbito de convivencia de la violencia de género 

Desde MUJERES EN IGUALDAD defendemos  que la familia, la sociedad en general, los medios de comunicación, pero sobre todo la escuela -como transmisora no sólo de conocimientos, sino de valores universales- es el entorno más eficaz para erradicar la violencia machista. 

Y le decimos a las víctimas: 

Debéis denunciar.  

No podéis resignaros.  

Tenéis que romper el ciclo de violencia.  

Es vuestro reto y es el nuestro, el reto de toda la sociedad española que os acompañaremos, porque no estáis solas. 

A lo largo de la historia de la humanidad hemos sido capaces de conseguir grandes retos que parecían imposible como abolir la esclavitud o eliminar las diferencias raciales -un negro ya es presidente de los Estados Unidos-. En violencia machista no debe ser distinto y si trabajamos unidos la utopía la transformaremos en un reto a conseguir. 

Podéis y merecéis tener una vida mejor en la que la palabra miedo no tenga cabida, porque esté ocupada por la palabra libertad y esperanza. Todos unidos lo conseguiremos.

Documentos adjuntos

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies