Los tribunales juzgan a tres menores al día por agresiones sexuales y maltrato

La Memoria de la Fiscalía General de 2011 señala que durante el pasado año se registraron 15.741 procesos contra jóvenes de hasta 17 años - Valencia y Alicante son las provincias con más casos de violencia doméstica protagonizados por menores
LEVANTE-EMV.COM-26/09/2011-J.L.LLAGÜES

En lo que va de año, la lacra social de la violencia de género ya ha causado la muerte de un total de 45 mujeres en territorio nacional a manos de sus parejas sentimentales. Una mancha que atestigua la existencia de una España oscura, donde la violencia en los hogares está a la orden del día y donde pagan los más débiles.
Una violencia que los más pequeños ven en casa —muchas de las 45 mujeres asesinadas eran madres— y que alcanza todos los estratos de la sociedad. A pesar de los esfuerzos de Administraciones y entidades sociales, la violencia de género carcome todos los colectivos. Los jóvenes también la sufren. Y la protagonizan.

Así lo legitiman casos como los de Sandra Palo y Marta del Castillo. Dos jóvenes que invadieron la conciencia de los españoles. Y que, por desgracia, no son las únicas. Así lo confirman los datos de la Memoria de la Fiscalía General del Estado 2011, que atestigua que más de tres menores de 18 años son procesados al día en los tribunales de la Comunitat Valenciana por delitos relacionados con agresiones en el hogar y abusos sexuales.
En total son 1.259 los casos que se enjuiciaron en las magistraturas valencianas durante el año pasado. El mayor número (953) responden a incidentes relacionados con la violencia doméstica. El segundo tipo en este grupo son los abusos sexuales (118), seguido por las agresiones sexuales (105). Cierran este triste perfil de casos los 83 sumarios de violencia de género tramitados.

Alicante y Valencia, a la cabeza
Los datos aupan a Valencia (548 casos) y Alicante (368) como las provincias que registran mayor violencia juvenil en los hogares. Se sitúan por encima de Madrid (346 casos) y Cataluña (220 sucesos).
El documento realiza una extensa —e infausta— radiografía del delito juvenil en la C. Valenciana. En total, se registraron 15.741 juicios por presuntos delitos de diverso tipo acometidos por adolescentes y se coordinaron 1.413 juicios por faltas.

La mayoría (3.259) respondió a delitos de lesiones. Les siguen los casos de hurtos (1.903), los robos con fuerza (1.656) y los robos con violencia o intimidación (1.525).
Los incidentes relacionados con daños a bienes ajenos ascienden hasta los 1.268 casos.
Por lo que refiere a los tipos más minoritarios en cantidad, destacan las transgresiones relacionadas con la conducción (693). El mayor grupo lo integran los percances de conducción sin permiso (467), escoltado por los casos de conducción temeraria (188) y los de pilotaje de vehículos bajo los efectos de bebidas alcohólicas o las drogas (39).
Se registraron 108 delitos contra la salud pública y cinco homicidios y asesinatos dolosos. El grupo que completa el total lo integran los 2.652 sumarios englobados en la categoría de otros.

En la categoría de faltas, la mayor parte (635) tuvieron relación con terceras personas, por 527 con el patrimonio ajeno y un grupo residual de 251 integrado en la categoría de otras. Por provincias, Valencia se sitúa a la cabeza, acogiendo el 48% de los juicios (7711). La segunda en el ranking es Alicante, con el 43%, (6.773 casos) y cierra el listado Castelló, con el 9%, (1.257 incidentes).

Programas formativos contra las agresiones
Los datos sobre agresiones juveniles no pillan por sorpresa a la Audiencia Provincial de Alicante. Su presidente, Vicente Magro, recordó ayer que desde 2008 se han venido impulsando programas pioneros para tratar de reducirlas. El primero fue un protocolo que permitió constituir un foro de reflexión. Un grupo de expertos se fue reuniendo con alumnos de colegios e institutos para intentar concienciarles sobre la lacra de la violencia doméstica y de género. Esos encuentros sirvieron para detectar también que esta última, la referente a las agresiones a la pareja, podía ir en aumento. «Muchos menores consideraban que dar un empujón a su novia podía ser una forma de exaltación del hombre. No sabían que era delito» explicó Magro.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.