Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies

Lo que aprendemos antes de nacer

Los fetos aprenden el idioma, olores y sabores en el vientre de la madre

ABC.ES-14/11/2013-MARÍA JOSÉ PÉREZ BARCO

El aprendizaje no comienza con las primeras palabras, respuestas a estímulos o cuando el bebé comienza a andar o a ir al colegio. Empieza mucho antes de lo que imaginamos. Los nueve meses antes del nacimiento, mientras se forma y desarrolla el feto, conforman el resto de nuestra vida. Es cuando el ser humano comienza a aprender. Esta teoría sobre los «orígenes fetales» es una nueva corriente científica defendida, entre otros, por Annie Murphy Paul, una periodistica científica americana.
 
Tras hablar con científicos, investigadores y analizar los últimos estudios que se han publicado por todo el mundo, Murphy explica que todo lo que se vive en el vientre materno va a condicionar la vida desde la infancia hasta la edad adulta. La salud, el bienestar, las capacidades, incluso las emociones, como expone con varios casos reales en su libro «Origins».
 

Los bebés prefieren los sabores de la comida que ha ingerido su madre

En sus conferencias por medio mundo, la periodista americana sostiene que el feto aprende a través de la voz de su madre el idioma que se habla en el entorno donde va a nacer. También los olores y sabores de los alimentos que ha comido su madre durante la gestación. De hecho, hay estudios científicos que han demostrado cómo los bebés, fuera del útero, prefieren aquellos sabores de la comida que ha ingerido su madre. Por tanto, «los fetos aprenden de sus madres qué cosas pueden comer con seguridad», sostiene la experta. A través de la comida, incluso aprenden sobre su cultura. «Aprenden sobre las especies y los sabores característicaos de la cocina de su cultura», afirma Murphy.
«El aire que respira, los alimentos que come, lo que bebe, los químicos a los que se expone, las emociones que siente... La madre comparte todo con su feto», dice la periodista. El feto incorpora todas esas contribuciones como información, «como postales biológicas del mundo exterior», entiende Murphy.
 
Historias reales

 
En «Origins», la periodista expone historias reales que avalan toda su argumentación. Por ejemplo, explica cómo las duras condiciones que vivieron las embarazadas durante el asedio nazi de Holanda en 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, han condicionado el bienestar de sus hijos todavía hoy. O cómo las embarazadas que sufrieron en primera línea los ataques del once de septiembre en el World Trade Center pasaron el trauma a sus hijos.
 
Enfermedades de corazón, o mentales, o la diabetes, o la obesidad pueden tener su inicio en el útero por las condiciones que viva la madre. «No se trata de culpabilizar a la mujer por lo que le sucede en embarazo —explica Murphy—. Se trata de promover la salud y el bienestar en la próxima generación».

Compartir

Arriba Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás