Las mujeres son más honestas que los hombres

POSEEN MEJORES CUALIDADES PARA DIRIGIR
ELCONFIDENCIAL.COM-27/08/2012-ESTEBAN HERNÁNDEZ

La “Prueba del ADN moral”, desarrollada por el profesor Roger Steare, quien se define como "filósofo de las empresas", demuestra que las mujeres son más honestas que los hombres y que cuando toman decisiones suelen tener especialmente en cuenta cómo afectarán a los demás. Además, las mujeres ven cómo se incrementa su índice de honestidad a partir de la treintena, llegando al máximo cuando cuentan con 60 años.

Steare, gurú corporativo (ha sido consultor de firmas como HSBC, BP o PwC) recogía estas conclusiones en un estudio realizado a partir del test del ADN moral, que formuló a 60.000 participantes de 200 países y de orígenes sociales muy diversos. En él se planteaban preguntas acerca de la vida privada y laboral de los encuestados, y especialmente sobre cómo eran percibidos por los demás. Según Steare, “las diferencias entre hombres y mujeres resultaban muy evidentes cuando nos fijábamos en las decisiones laborales. Las mujeres reparaban especialmente en el impacto que tendrían en los demás, lo que llevaba a producir mejores decisiones,  mientras que los hombres tendían a ser más individualistas y a tener mucho más en cuenta su propio interés”, declaró Steare al Daily Mail.

Nuestro liderazgo se basa en cualidades que desarrollamos de forma innata, como son la empatía o el cuidado de los demás

El estudio demostraba, según su autor, “que el hombre tiene que crecer en el trabajo, dejando su ego a un lado y mostrando más humildad y compasión, cualidades que a menudo tiene en su vida privada pero de las que se olvida cuando entra en la oficina”. La visión del “filósofo corporativo” refleja con exactitud una de las creencias más habituales sobre las capacidades especiales de las que gozarían las mujeres a la hora de dirigir empresas e instituciones, como es que tienden a valorar los intereses a medio plazo y a forjar compañías más sostenibles mientras que los hombres buscan más los resultados inmediatos (y los bonus) sin importarles el impacto que sus medidas pueden tener para el futuro.

Las 20 mujeres más influyentes del mundo

Para Gemma Cernuda, fundadora de la empresa de comunicación Peix&Co., y autora del blog Ellas Deciden, estos rasgos, por más que tengan algo de  estereotipo, son muy reales. “El liderazgo de la mujer se basa en cualidades que nosotras desarrollamos de forma innata, como son la empatía o el cuidado de los demás. Y esto en la empresa se traduce en acciones en las que intentamos que no haya alguien que pierda y alguien que gane, sino que todos ganen, o el no tratar de ser protagonistas. Entendemos que lo importante es que el proyecto salga, y no que seamos nosotras las que aparezcamos en la foto”. Aunque estas características necesiten de matización, “ya que hay mujeres que carecen de ellas, al igual que hay hombres muy femeninos”, es frecuente que la mujer, que las ha adquirido en su vida privada, “haga más uso de ellas en su vida profesional”.

Hay mucho de marketing en todo esto del liderazgo femenino. No porque no sea válido, sino porque en la realidad no está presente

Sería esta perspectiva la que estaría provocando que las mujeres posean un papel protagonista a la hora de dirigir un mundo necesitado de ética y de compromiso con los demás. Las especiales capacidades femeninas para el liderazgo explicarían su creciente pujanza, tal y como se aprecia en la lista de 100 mujeres más influyentes del mundo publicada por Forbes. En sus veinte primeros puestos aparecen mujeres como Angela Merkel, quien marca el destino de Europa, Hillary Clinton, quien está al frente de la política exterior estadounidense, Vilma Roussef, la presidenta del país más importante de Sudámerica en términos de crecimiento, Brasil, Cristina Fernández de Kirchner, la mujer que dirige Argentina, y Christine Lagarde, la persona al mando del FMI. También aparecen Jill Abramson, directora del New York Times, Irene Rosenfeld, quien hace lo propio con Kraft Foods, Virginia Rometty, presidenta de IBM, y Ursula Burns  (Xerox), Meg Whitman (Hewlett-Packard) o Indra Nooyi (PepsiCo).

Imitando a los hombres

La cuestión está en saber si este tipo de mujeres han llegado arriba por detentar cualidades femeninas o precisamente por eliminarlas y seguir los patrones utilizados por los líderes masculinos, tesis que sostiene Diego Vicente, profesor de Comportamiento Organizacional de IE Business School. “Es verdad que las mujeres tienen la parte derecha del cerebro más desarrollada, la que activa los mecanismos de la empatía, pero eso no significa que no se muevan en el corto plazo como hacen los hombres. Sólo hay que ver a Angela Merkel (quien figura en el número 1 de la lista Forbes) para darse cuenta de que muchas dirigentes tiene poco de femenino en imagen y en acción”. Para Vicente, el mayor peso de la mujer en las firmas debería estar relacionado con el objetivo de conseguir compañías más humanizadas y que traten de devolver un servicio a la sociedad y no con su simple presencia física en los cargos directivos. Sin embargo, no parece que ese sea el camino a seguir, “y menos aún en las empresas españolas”. En este contexto, “la mujer tiende a actuar y comportarse como cualquier hombre, buscando el corto plazo. Hay mucho de marketing en todo esto del liderazgo femenino. No porque no sea válido, sino porque en la realidad no está presente”.

Para Cernuda, esta diferencia entre discurso y realidad puede explicarse a partir de que “las mujeres que quieren subir tienden a imitar a quienes están arriba, que son todos varones. Además, para alcanzar los peldaños superiores del poder, la mujer ha de recibir el respaldo de algún hombre, lo que hace que el liderazgo femenino esté mucho más presente en los cargos intermedios que en los directivos”.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies