Las mujeres alcanzan el 10,4% de la plantilla de la Ertzaintza con 829 agentes

SEGUN DATOS DE INTERIOR: El 96% de las policías desempeña su trabajo en la escala básica, y solo hay una comisaria en la escala ejecutiva desde diciembre
ELCORREO.COM-13/06/2012-AINHOA DE LAS HERAS

La Ertzaintza cada vez tiene más agentes femeninas, aunque el trabajo policial sigue sin atraer a las mujeres pese a las campañas de discriminación positiva. Según los datos facilitados por el Departamento vasco de Interior, a 1 de marzo de 2011, las mujeres alcanzan un 10,43% de la plantilla, 829, dentro de un colectivo de 7.946 ertzainas. En la primera promoción en 1982 no entró ninguna aspirante en la Academia de Arkaute porque uno de los requisitos para formar parte de la nueva Policía vasca era haber cumplido el servicio militar. En la segunda, tercera y cuarta promoción se eliminó esa condición y se permitió un acceso restringido de la mujer. Después, el número de solicitudes se ha mantenido en niveles mínimos hasta la vigésimo primera promoción, cuando alcanzó un 32,63% de las solicitudes al reservarse la mitad de las plazas a mujeres.

 
En las pruebas, las féminas sobresalen en la entrevista y los test de personalidad, que valora habilidades sociales, mientras que los hombres ganan de largo en las pruebas físicas. Un estudio encargado por la Academia de Arkaute advierte de la necesidad de adaptar los niveles de exigencia en función del sexo, ya que las mujeres siempre obtienen peores resultados.
 
Sin embargo, sigue existiendo una laguna en la Policía autonómica. Solo hay una comisaria en la escala ejecutiva, de subcomisario a superintendente, al menos con rango real. Maite S., la primera 'nagusi' de la Ertzaintza ejerce en la base guipuzcoana de Irún desde el pasado mes de diciembre, cuando fueron nombrados los últimos 20 nuevos comisarios. Una de las razones de la ausencia de mujeres en puestos altos reside en que en las primeras promociones no entró ninguna y fue entonces cuando se establecieron las escalas superiores; la antigüedad es un requisito para la promoción profesional. Tampoco parece que esa situación vaya a cambiar en breve, ya que las solicitudes para cursos de ascenso entre las agentes femeninas se mantiene entre un 5% y un 15%, y eso a pesar de que luego los superan con más éxito que los hombres.
 
Lo mismo ocurre con los cursos de especialización, aunque en menor medida. El estudio concluye que «el techo de cristal que les retrae a la hora de tomar la decisión de presentarse» tiene más que ver con las «interrupciones en su vida profesional debido a embarazos y maternidades», y a las «dificultades para conciliar vida laboral y familiar». Al final, la baja demanda en las fases de ascenso y especialización condiciona su escasísima penetración en la escala jerárquica y deja en manos masculinas la organización y toma de decisiones en la Ertzaintza.
 
Medidas de conciliación
Respecto a los puestos que ocupan, la inmensa mayoría, el 96%, trabajan en la escala básica, como agentes de prácticas o agente primero. 532 mujeres están destinadas en comisarías, un 64,17% del total, y el resto en otras unidades. El mayor número de agentes femeninas están destinadas en las capitales: Vitoria (74), Bilbao (68) y San Sebastián (47), aunque por porcentaje son Beasain e Irún las sedes policiales que tienen más mujeres, con un 18% y un 16,5%, respectivamente. Por contra, Sestao, con un 5% y Basauri, 7,5%, cuentan con una representación femenina inferior a la media.
 
Las 297 mujeres que desarrollan su labor fuera de Seguridad Ciudadana lo hacen en unidades como Investigación (21), Policía Científica (18); también hay 10 mujeres en Tráfico y 11 en la Brigada Móvil. Seis unidades no cuentan con ninguna: las de Desactivación de Explosivos, Helicópteros, Intervención o Unidad Canina, entre otras. Los hombres desempeñan generalmente más «tareas de acción», mientras que ellas se dedican a la gestión; ambas funciones son «complementarias» e «imprescindibles», advierte el informe.
 
El estudio propone como medidas para aumentar la presencia de la mujer en la Ertzaintza, y que pueda así ser también un reflejo de la sociedad a la que sirve, «desmontar el mito de que el trabajo policial está dirigido a la intervención, que va más allá de la fuerza, ya que también es atención y prevención de la delincuencia». Por último, aconseja aplicar «medidas de conciliación» para que «las mujeres no encuentren en el tipo de tareas a desempeñar un impedimento para su vida familiar».
Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies