“La mató porque era suya”

ELFAROCEUTAMELILLA.ES – 20/02/2009 – NAIARA PUERTAS
El tratamiento mediático es clave para definir la posición social sobre violencia machista.

Un estudio de la UGR demuestra que buena parte de la sociedad aún justifica, aunque sea de manera inconsciente, la violencia de género

El reciente asesinato de Marta del Castillo, aun siendo una menor, y dejando de lado el espectáculo mediático suscitado, deja a las claras un asunto ya conocido por María del Carmen Herrera y Francisca Expósito, investigadoras del departamento de Psicología Social de la UGR: el de una percepción de la violencia de género como fenómeno no enmarcado de manera correcta dentro de los medios, lo que lleva en según que casos a encontrar explicación ‘racional’ a un fenómeno que carece de ella.

Expósito explicó a ‘El Faro’ que los media son la principal fuente informativa acerca de la violencia machista para buena parte de la población: “Tienen una gran responsabilidad a la hora de tratar este tipo de noticias, y sin embargo, la mayoría de lo que se refleja no va directamente a informar del hecho, sino a crear estados de opinión, o incluso de entretenimiento”. Otro punto preocupante es que “mucha gente habla del tema sin tener la formación adecuada. No se nos pasa por la cabeza que en un programa se hable de cuestiones de salud sin que haya gente preparada. En el caso de la violencia de género sí se hace”, apunta.

¿En qué puntos se ve esa justificación sutil de la que habla el estudio? Para la investigadora, “cuando las informaciones ofrecen algún tipo de motivación para estas muertes violentas, la gente tiende a justificarlas en mayor grado que cuando las noticias son asépticas y se limitan a relatar los hechos”. Los argumentos que se dan también dependen de la propia formulación de las preguntas: “Cuando hacemos preguntas abiertas acerca de hechos, de casos concretos, nos encontramos con que su relato utiliza mucho y echa mano precisamente de lo que han leído, visto u oído en los medios: nos hablan de celos, de problemas de alcohol, desempleo... Y eso sí creemos que es una forma de mantener los mitos acerca de la violencia de género y de desviar la atención acerca de la verdadera causa, que es la situación de desigualdad real entre hombres y mujeres que viene manteniéndose desde siempre”.

El problema del atenuante que supone el consumo de alcohol o drogas es precisamente uno de los modos comunes de justificación de la violencia de género: “Muchos delitos intencionados tratan de enmascararse con el consumo de alcohol. Si todo el mundo que bebiera cometiera este delito, la situación sería verdaderamente preocupante. Nadie pierde la conciencia hasta el punto de no saber qué están haciendo. De hecho, sólo pegan a sus mujeres, no realizan otra clase de delitos, ni pegan a un vecino o a un compañero de trabajo”.

Respecto al tratamiento mediático de la muerte de la joven sevillana, Expósito, al margen del estudio, afirmó a ‘El Faro’ que “la información no se está sacando con la cautela necesaria. Se está haciendo mucho daño a la propia familia dando datos que a lo mejor no contribuyen a ayudarles a afrontar el trance por el que están pasando. Lo mismo ocurre cuando se da por hecho certezas y cuestiones que realmente se ignoran. De alguna manera, la gente puede sacar conclusiones que son en realidad, incorrectas”. También es imprudente, a juicio de Expósito, hablar de violencia de género cuando todavía no se ha trazado un relato concreto de los hechos y, de momento, los acusados no dejan de ser presuntos: “No sabemos cómo han ocurrido los hechos. Para que se considere que un caso es violencia de género tiene que haber una situación de poder, y de relación incluso, si había existido algún tipo de acoso... Informaciones que no tenemos. No todos los hombres que agreden a una mujer lo hacen por violencia de género”.

El repunte de las muertes por violencia machista tiene como trágicas protagonistas también a los inmigrantes, como víctimas y como verdugos: “Evidentemente, las pautas culturales difieren, y con un código de valores forjado en un país más permisivo en este campo, las situaciones de violencia se ven favorecidas”. Si bien el mensaje contrario a la violencia machista va calando entre los autóctonos españoles, parece no hacerlo en este tipo de población: “El riesgo de que esa visión pueda persistir sí que existe, sobre todo si no se aclaran bien las circunstancias que rodean cada caso. A veces no tenemos en cuenta que las parejas son mixtas, de un español con una extranjera o viceversa, por lo que pueden contar otro tipo de variables de conflictividad que pueden producirse en una pareja y que puede acabar de esa manera”, pero una vez más, en el estudio de estos casos, debería prevalecer “la calma”.

Las mujeres tienden a justificar cada vez menos los casos, porque “ellas sí se ven como potenciales víctimas, aunque sí seguimos encontrando féminas que justifican los comportamientos, debido precisamente a la presencia de mitos muy enraizados”.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies