Hasta 200 mujeres podrían haber sido explotadas por redes nigerianas en Vigo y Madrid

Desmanteladas por la Policía
EUROPAPRESS.ES-31/10/2013

La Policía estima que entre 150 y 200 mujeres podrían haber sido explotadas por las redes nigerianas desmanteladas en Vigo y Madrid, en dos operaciones que se han saldado con un total de nueve detenidos y seis víctimas de trata localizadas de unos 25 ó 26 años, las cuales eran captadas y posteriormente explotadas por gente "muy cercana", incluso primos, hermanos o maridos.
 
"Eran captadas en sus zonas --a menudo, en Benin City (Nigeria)-- y trasladadas a Europa, principalmente a España, Italia y Francia para su posterior explotación sexual. Utilizaban visado ya que desde Nigeria se necesita para cruzar a la zona Schengen y obtenían una deuda cercana a los 60.000 euros que tenían que saldar con su trabajo en la calle", ha explicado el jefe del Centro de Inteligencia y Análisis de Riesgos de la Comisaría General de Extranjería, José Nieto.
 
Después de un tiempo, según ha indicado, cuando la zona estaba bastante "trabajada", las redes movían a las mujeres a otras provincias o países de Europa, donde seguían siendo explotadas pues para saldar una deuda de 60.000 euros se necesitan "entre 8 y 10 años con un trabajo diario de en torno a 20 horas en la vía pública", a 10-15 euros el servicio (100 ó 150 euros al día). Así, cuando las víctimas pudieran pagar la deuda ya tendrían cerca de 40 años.
 
Nieto ha precisado que el sistema de captación y retención de las víctimas utilizado por las mafias nigerianas es el vudú que somete a las mujeres a una "creencia superior" por la que piensan que si entran en contacto con una persona ajena a su entorno familiar o religioso, pueden sufrir daños tanto ellas como sus familias. El ritual se realizaba a las víctimas en tres lugares: el de captación, el de destino y el de explotación.
 
Precisamente, ha indicado que en la casa de Vigo donde se descubrió la trama, se encontraron restos de pelo, ropa y sustancias biológicas propias de la práctica del vudú junto a documentos firmados por el supuesto brujo y la víctima. Estos restos se localizan normalmente, según ha apuntado Nieto, guardados en lugares donde nunca les dé el sol, fuera de la visión de la gente y perfectamente protegidos.
 
'MODUS OPERANDI'
 
Las mafias saben que con el vudú tienen sometidas a sus víctimas, pero si alguna de ellas logra liberarse de ese yugo, "no dudan en ningún momento en someterlas a cualquier tipo de violencia física", según ha añadido.
 
Aunque ambas redes, la de Madrid y la de Vigo, utilizaban un 'modus operandi' similar, se trataba de dos organizaciones diferentes. Así, mientras que la primera era más pequeña y trabajaba en la zona de la Casa de Campo, la segunda abarcaba la zona de Pontevedra y Cataluña.
 
Concretamente, el desmantelamiento de esta segunda red comenzó con un control rutinario en la zona de Barbes (Vigo), donde ejercían la prostitución dos ciudadanas nigerianas que al no llevar documentación fueron trasladadas a comisaría. Una de ellas dio indicios claros de estar siendo explotada pues no hablaba nada de castellano y estaba recién llegada a España. A continuación, los policías las acompañaron a su casa donde no tuvieron facilidades para conseguir la documentación, por lo que se inició una investigación.
 
Según ha remarcado el jefe del Centro de Inteligencia y Análisis de Riesgos de la Comisaría General de Extranjería, lo más complicado cuando se localiza a estas mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual es romper con el miedo al vudú, ya que en algunos casos, han sido sometidas a una violencia psíquica durante muchos años. En cualquier caso, ha asegurado que cuando por fin colaboran con la policía y con Justicia, muchas ONG las acogen, les enseñan el idioma, las ayudan a obtener el permiso de trabajo y residencia y consiguen integrarse perfectamente.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies