'Feminomics': la economía es mujer

IDEAS ANTE LA CRISIS | El impacto femenino en los negocios
ELMUNDO.ES-15/10/2012-CSRLOS FRESNEDA

La economía, como el coñac, era cosa de hombres. Las mujeres no llegaban ni al 2,5% en el sector financiero cuando se produjo la gran debacle. Solos ante el peligro, con el riesgo por montera, banqueros, 'traders' y 'brokers' se dejaron arrastrar por el exceso de testosterona.

"¿Podrían haber evitado las mujeres la crisis?", se preguntaba hace tres años la economista Anne Sibert, profesora de la Universidad de Londres. La respuesta nunca la sabremos, aunque la antropóloga Melissa Fisher, autora de 'Las mujeres de Wall Street', tiene algo que decir al respecto: "Antes de la emancipación femenina, a las mujeres se las percibía como poco capaces para asumir responsabilidades en la sociedad. Después de esta crisis, son los hombres, impulsados por la codicia, por el riesgo y por el machismo, quienes empiezan a ser percibidos del mismo modo".
 
Lo que la economía necesita a estas alturas es savia femenina, está claro. El Premio Nobel de 2009 a Elinor Ostrom fue acaso un presagio de ese giro inaplazable. Frente al culto obsesivo a la propiedad privada, Ostrom reivindicó el valor de los bienes comunes. Antes de su muerte este mismo año, se empeñó en demostrar la utilidad de los recursos compartidos para evitar el colapso ecológico, en este planeta sobrepoblado y bajo presión.
 
"Las mujeres estamos más en sintonía con la Tierra como nuestro hogar", recoge el testigo Nina Simons, cofundadora de Bioneers y editora de 'Moonrise', una colección de ensayos sobre el liderazgo femenino. "Seamos madres biológicas o no, lo cierto es que nos une ese instinto de protección que debería ser un componente vital de la nueva economía".
 
Después de reivindicar el papel de las mujeres en la ecología, Nina Simons aspira ahora a reclamar al rol femenino en la economía. 'Feminomics' da título al seminario que el 22 de octubre se celebrará en San Rafael (California), reclamando una mayor participación de la mujer en el intrincado mundo de los negocios y las finanzas, diseñado por y para los hombres.
 
Nina Simons recuerda a una de las precursoras en el arte del 'feminomics': Anita Roddick, la fundadora de The Body Shop. "Anita fue un ejemplo increíble de liderazgo femenino en el mundo de los negocios. Supo aprovechar su sabiduría no sólo para atraer clientes, sino para crear una auténtica comunidad y promover el cambio social y político. Supo usar también sus tiendas para crear conciencia social y para construir una economía basada en las relaciones humanas".
 
Simons destaca la labor reciente de otra emprendedora en la vanguardia del 'feminomics': Judy Wicks, fundadora de The White Dog Café en Filadelfia e impulsora de la red BALLE (Alianza de Empresas por las Economías Vivas y Locales). Wicks se ha convertido en el motor de una gran transformación económica desde lo local en Estados Unidos, conectando a más de 30.000 emprendedores, a 450.000 trabajadores y a millones de clientes bajo un lema común: 'Prosperidad para todos'.

 
 
Le preguntamos a Simons por la visión de la economía de otras dos mujeres, aún más notorias y poderosas: Angela Merkel y Margaret Thatcher. "A menudo, las mujeres se comportan perpetuando las jerarquías y la mentalidad dominante, que es la que funciona en sistemas patriarcales. Podemos ver también a algunas mujeres comportándose así en puestos de poder económico, pero en el fondo creo que estamos pasando por una transformación del modelo de liderazgo que trasciende incluso los géneros".
 
En el seminario de 'Feminomics', junto a emprendedoras y directoras ejecutivas, habrá también sitio para mujeres como Rebecca Anderson, economista de sangre cherokee y fundadora de First Peoples Wordlwide. "En las culturas indígenas, las mujeres son casi siempre las gestoras de los alimentos y los recursos", recuerda Nina Simons. "Los hombres habitualmente se sitúan en el perímetro, en el papel de protectores o guardianes. Nuestras culturas tienen sin duda algo que aprender sobre la apreciación de las cualidades de ambos géneros y, por supuesto, sobre la sostenibilidad. Necesitamos incorporar el concepto de la séptima generación y añadir el valor de los ecosistemas a la ecuación económica".
 
Hablamos finalmente de la desigualdad económica y de cómo se está ensanchando, si cabe, el bache de la desigualdad de género. Paradójicamente, y pese a ser las más perjudicadas por la medidas de austeridad, las mujeres están demostrando una mayor 'resiliencia' ante la crisis.
 
"Hay también una mayor presión para incorporar a las mujeres al liderazgo en grandes corporaciones y en el mundo de las finanzas", admite Nina Simons. "Existe ahora el convencimiento de que las mujeres son más cautas ante el riesgo y calibran mejor los impactos a largo plazo. Se está produciendo un rápido ascenso en las universidades y en puestos intermedios de trabajo. Las dinámicas de poder están cambiando. Estoy convencida de que las mujeres –y el lado femenino en todos nosotros- contribuirán a un mayor equilibrio en nuestra cultura y en nuestras instituciones, y que eso redundará en una economía de relaciones humanas, con mayor capacidad para la empatía y la cooperación. Esa es mi esperanza".

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies