Expertos señalan que el embarazo puede reducir el riesgo cardiovascular en mujeres que no padecen una cardiopatía previa

Enfermedades cardíacas
LAINFORMACION.COM-07/05/2012

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha presentado, con motivo de la conmemoración del Día de la Madre, dos estudios estadounidenses que demuestran que el embarazo puede reducir el riesgo cardiovascular en madres que no padezcan una cardiopatía previa.

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha presentado, con motivo de la conmemoración del Día de la Madre, dos estudios estadounidenses que demuestran que el embarazo puede reducir el riesgo cardiovascular en madres que no padezcan una cardiopatía previa.

En concreto, la 'Mount Sinai School of Medicine' de Nueva York, ha realizado una investigación experimental con ratones a través de la cual ha sido capaz de demostrar que las células fetales tienen la capacidad de reparar los corazones de las embarazadas.

Tras la provocación de infartos controlados en ratones sanos gestantes, los investigadores marcaron con una proteína fluorescente las células fetales para poder distinguirlas de las células propias de la madre. Una vez finalizado, pudieron comprobar que las células de los fetos eran capaces de viajar hasta el corazón de la madre para reparar y sustituir las células dañadas.

De esta forma, las células fetales que provenían de la placenta se regeneraron en células musculares cardiacas y células del endotelio vascular --que recubren el interior de los vasos sanguíneos--. Así, pasadas las dos semanas del infarto de la madre, se comprobó que estas células se habían reinsertado en el corazón materno y que representaban el dos por ciento del total de las células del órgano.

Gracias a investigaciones de este tipo, según comenta la presidenta del Grupo de Trabajo de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer de la SEC, Milagros Pedreira, se consigue abrir una "nueva vía de estudio" en el área de las células madre y de la regeneración cardiaca que "podrían convertirse en una alternativa" para los pacientes".

"Realmente resultaría fascinante que el feto fuese capaz de devolver células con potencial regenerador a la madre, que aporta todos los nutrientes y los medios óptimos y necesarios durante los nueve meses de embarazo para el desarrollo de un ser humano", afirma la doctora.

DISMINUCIÓN DE LA MORTALIDAD CARDIOVASCULAR

Asimismo, existe otro estudio, llevado a cabo por la Universidad de California y publicado por la 'American Society for Reproductive Medicine' en su diario 'Fertility and Sterility', que tras analizar a cerca de 1.300 mujeres, relaciona el número de embarazos con la disminución del riesgo y mortalidad cardiovascular en las postmenopáusicas.

En concreto, el estudio demuestra que las mujeres que habían tenido cuatro o más embarazos gozaban de un riesgo menor de padecer enfermedad cardiovascular que aquellas que no habían quedado encinta o que lo habían hecho en menos ocasiones.

Sin embargo, aunque los investigadores no han sido todavía capaces de conocer la explicación de este fenómeno, se barajan diversas posibilidades. Una de ellas es el hecho de que existe una mayor exposición hormonal durante el embarazo, principalmente de estrógenos, lo que puede favorecer la función endotelial o capa interna de las arterias. Además, otra explicación podría deberse al mayor apoyo social proveniente de una familia numerosa.

"En cualquier caso, si bien hacen falta más estudios para conocer la relación exacta entre el número de embarazos y la salud cardiovascular, estos datos pueden suponer un estímulo para futuros trabajos e investigaciones en este terreno. A la larga, incluso podrían suponer un avance más en la diferenciación de medicina de género", asevera Pedreira.

RIESGOS EN LA GESTACIÓN

No obstante, la experta recomienda no olvidar que la gestación también se considera situación de riesgo para algunas personas ya que, en ese momento, el corazón de la madre aumenta su esfuerzo en un 50 por ciento y sufre cambios fisiológicos a los que el sistema cardiovascular deberá adaptarse.

De esta manera, se incrementa el volumen sanguíneo, la frecuencia cardiaca y el gasto cardiaco --cantidad de sangre expulsada del corazón--. Además, se produce un descenso de la tensión arterial, tanto la sistólica --durante las contracciones del corazón-- como la diastólica --con el corazón en relajación--.

Por todo ello, y para evitar complicaciones, la SEC recomienda a las embarazadas, y especialmente a las que ya presentan cardiopatías, vigilarse periódicamente la tensión arterital, apuntando en un cuaderno las cifras para mantener el control, tomar una dieta baja en sal, dejar de fumar y tratar de llevar una vida lo más saludable posible.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies