Entrevista a Dña. Mercedes de la Merced, Presidenta Nacional de Mujeres en Igualdad

http://www.horariosenespana.es/boletin/secentrevistaII.htm
HORARIOSENESPANA.ES-06/10/2010

 

¿Cuáles son las principales iniciativas que se toman desde Mujeres en Igualdad? Somos una organización que centra su actividad en cinco grandes áreas. Primero, la lucha contra la violencia machista, que no sólo no se reduce sino que se incrementa día a día y que en un 42% afecta a mujeres menores de 40 años, lo que revela, entre otras cosas, que estamos fallando en la educación de nuestros jóvenes. Trabajamos también por la integración sociolaboral de las mujeres inmigrantes en el COSMI, ofreciéndoles formación para el trabajo y conocimientos sobre nuestras costumbres. Otro ámbito de actuación es la denuncia de las desigualdades, especialmente en el ámbito laboral, donde persiste la discriminación salarial y profesional de las mujeres y donde continúan los problemas para compatibilizar sus carreras profesionales con la maternidad. Por último, promovemos el asociacionismo y ofrecemos formación a las mujeres de más de 45 años que abandonaron su puesto de trabajo para cuidar a su familia y ahora quieren retomar su vida profesional.

Usted critica bastante las decisiones del Ministerio de Igualdad. A su juicio ¿qué debería modificarse desde el Ministerio para que las cosas cambien? La existencia de cualquier organismo público se justifica por la gestión que realiza, y el Ministerio de Igualdad, es evidente, ni gestiona ni resuelve un solo problema de los que hoy tienen las mujeres. Para empezar, la ministra no tiene competencias para dotar de más medios personales y materiales de protección a las víctimas de la violencia machista. Es incapaz de exigir que se cumpla el compromiso de Zapatero de crear juzgados específicos de violencia de género, y hace caso omiso a las recomendaciones aprobadas en la Comisión del Congreso de los Diputados para cambiar y mejorar la ley; es incapaz de plantear políticas activas de empleo que creen trabajo para las mujeres o de coordinarse con sindicatos y empresarios para evitar las desigualdades laborales entre hombres y mujeres; es incapaz de exigir más presupuesto para que se desarrolle la ley de dependencia, especialmente importante para las mujeres porque las libera del papel exclusivo de cuidadoras y genera puestos que mayoritariamente desempeñan mujeres. La gestión de este Ministerio ha sido un completo fracaso.

¿A qué se enfrenta una mujer trabajadora que se queda embarazada? El 45% de las mujeres embarazadas son ‘invitadas' a abandonar su puesto de trabajo antes de dar a luz; en torno al 35% sufren acoso laboral, y un 50% de las que buscan trabajo no lo encuentran tan sólo por el hecho de esperar un hijo. La maternidad es una oportunidad para la sociedad, pero en el ámbito laboral en España se entiende como un lastre, entre otras cosas porque las políticas de ayuda a la familia son inexistentes. Precisamente, donde más se advierten las desigualdades en materia laboral es en el momento en el que una mujer decide quedarse embarazada: su carrera profesional se corta de raíz porque se le exige un horario incompatible con el cuidado de su hijo. Hace poco me contaba una abogada que había pedido una reducción de jornada por maternidad, pero sin embargo seguía teniendo exactamente los mismos expedientes encima de la mesa. Es decir, le reducen el horario, y por supuesto el sueldo, pero le exigen el mismo volumen de tareas. Es inadmisible y me consta que no es un caso aislado.

Y ahora el Gobierno, para reducir gasto público con motivo de la crisis económica que siempre negó que existiera, decide recortar drásticamente las ayudas al permiso de paternidad en vez de recortar subvenciones que no sirven para nada o reducir gasto corriente en los ministerios.

¿Cómo se debe cambiar la idea de la mujer trabajadora en casa y el hombre fuera de casa? Afortunadamente, algunos estereotipos han cambiado. Hoy nadie se extraña de que las mujeres ejerzan su profesión, y también hay muchos hombres que realizan tareas del hogar y se ocupan de la compra y del cuidado de los hijos, pero todavía no es lo habitual. Hay, en este sentido, una gran responsabilidad por parte de los medios de comunicación, que tienen un enorme poder para modificar conductas. La imagen de la mujer en la televisión sobre todo, y en especial en la publicidad, no ayuda precisamente. Hay mucho que hacer en este terreno. También las propias mujeres tenemos que concienciar a nuestro entorno familiar de la necesidad de cambiar los roles tan rígidos que históricamente se nos ha asignado. Y no es una tarea nada fácil.

¿Conoce a alguna mujer desempleada? ¡Quién no! Hay casi dos millones de mujeres que quieren y necesitan trabajar fuera de casa y no pueden.

¿Y qué les dice? Más que decir, procuro ayudar. Cuando escucho al Ministerio de Trabajo afirmar que el 43,5% de las mujeres desempleadas tendrán difícil encontrar un empleo, pienso que nuestro país pierde millones de oportunidades de crecimiento, y siento una enorme tristeza por esas miles de mujeres a las que no sólo se les niega un empleo, sino también la esperanza de encontrarlo. Desde asociaciones como MUJERES EN IGUALDAD hacemos todo lo posible para que estas mujeres no renuncien a su derecho al trabajo y a que se generen las condiciones adecuadas para que lo encuentren o para que puedan emprender un proyecto como autónomas.

Hablando de conciliar, ¿hace falta ser superwoman para lograrlo? Desafortunadamente, sí. Admiro a todas las mujeres que sin ningún tipo de ayuda son capaces de trabajar dentro y fuera del hogar. Lo hacen renunciando a su tiempo libre y, en muchos casos, a su promoción profesional.

¿Cree que los horarios en España son machistas? Sobre todo son irracionales. Seguimos manteniendo horarios que forman parte del pasado y que no benefician a nadie, ni a la empresa ni a los empleados, ni a los hombres ni a las mujeres. Salvo excepciones, la jornada laboral no debería alargarse más allá de las 5 de la tarde.

¿Podremos llegar algún día a erradicar la discriminación de la mujer tanto en el ámbito profesional como en el terreno familiar? No hace tanto tiempo que las mujeres se han incorporado al mercado laboral, y desde entonces hemos avanzado muchísimo. La vida de nuestras abuelas, e incluso de nuestras madres, está a años luz de la nuestra. La sociedad actual necesita de los hombres y de las mujeres en igualdad de condiciones en todos los ámbitos. No me cabe la menor duda de que así será.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies