El vino de Nueva York es de ellas

Una nueva generación de mujeres sumilleres es la responsable de la carta de vinos de los restaurantes más glamurosos
ABC.ES-13/03/2012-MARIA G. PICATOSTE

 
Fue en pequeños restaurantes donde las mujeres tuvieron una primera oportunidad

En 1996 la prestigiosa revista «The Wine Expectator» se hizo eco de una noticia singular para el gremio de los sumilleres: por segunda vez desde que se fundó en 1977, la Corte de Maestros Sumilleres de América había concedido su título de maestro a una mujer. La revista calificó entonces el mundo de los sumilleres como «un mundo de hombres». Desde entonces, la situación no ha cambiado mucho. De los 118 miembros actuales de la Corte de Maestros, solo 17 son mujeres. Y en la última competición de sumilleres organizada por la Asociación Internacional de Sumilleres (A.S.I.), un concurso que nunca ha ganado una mujer, solo 4 de los 12 finalistas fueron féminas.
 
Estas cifras dan una imagen del sector en la que la presencia femenina sigue siendo minoritaria. Pero la escena culinaria de ciudades como Nueva York está probando que las mujeres sumilleres ya no son una «rara avis» del gremio y que tienen mucho que aportar. «No hay más que fijarse en series como “Downton Abbey” para ver cómo han cambiado las cosas. Hace un siglo, que una mujer sirviera la mesa era una vergüenza para la casa. Hemos ganado terreno», apunta Sylvie Bertrand, quien además de ser copropietaria del restaurante francés Le Paddock en Brooklyn es también su sumiller. «Si te fijas, cuanto más alto subes en la jerarquía de los restaurantes, menos mujeres hay», comenta esta canadiense que lleva más de una década trabajando como sumiller. Fue en pequeños restaurantes como el de Sylvie donde las mujeres tuvieron una primera oportunidad para demostrar su talento.

Ahora varios de los restaurantes más prestigiosos y vanguardistas de la ciudad se han sumado a la tendencia dejando en manos de mujeres la selección de sus vinos. Laura Maniec en Corkbuzz, Belinda Chang en Monkey Bar, Mandy Oser para Ardesia o Natalie Tapken en Lure y Burger & Barrel son algunas de las sumilleres que están dando un vuelco a esta profesión. «Hace diez años había solo un puñado de mujeres que elaborasen una selección de vinos o dirigiesen sus propias vinotecas. Ahora levantas una piedra y encuentras a una mujer dedicada al vino», explicó Belinda Chang al «Daily News». En el artículo de este rotativo, varias de esas sumilleres explicaban su éxito subrayando que hombres y mujeres son igual de capaces para hacer este trabajo, a veces de manera tan insistente que parecía que estaban disculpándose por estar acabando paulatinamente con la hegemonía masculina.
 Como opina Aygline Pechdo, una de las directoras regionales de marketing de Moët Hennessy en Estados Unidos, «la profesión del sumiller no tiene género». Pechdo cree que no importa mucho si el sumiller en un restaurante es hombre o mujer, pero lo que ha comprobado es que muchas mujeres se sienten intimidadas a la hora de elegir el vino. «Quizá la presencia de una mujer sumiller les haga sentir más cómodas a la hora de hacer preguntas y discutir la carta», añade Pechdo.
 
Quien mejor encaja en ese perfil de sumiller accesible es Carla Rzeszewski, sumiller de The Breslin, el restaurante asociado al cosmopolita Ace Hotel. Ella ha sido la protagonista de un reciente artículo del «Wall Street Journal» en el que la encumbraban como la sumiller perfecta para acabar con todos los estereotipos asociados a la profesión como la arrogancia o la altivez. Y es que esta treintañera californiana de pelo a lo «garçon» y sonrisa pícara es el tipo de sumiller que consigue conectar por igual con los jóvenes exploradores de rarezas vinícolas que con los aficionados de gusto más clásicos.

Bookmark and Share
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Calle Génova 15
28004 Madrid
Teléfono: 91 557 70 71. Fax: 91 319 69 29
e-Mail: info@mujeresenigualdad.com
Facebook Twitter Flickr Youtube

Esta página está optimizada para navegadores
Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra
política de cookies